Estas son algunas de las que ha producido el llamado 38 Congreso del PSOE celebrado en Sevilla

Intentando buscar explicación a una derrota, aparece el nombre de un expresidente
Nada más concluir la votación y conocerse los resultados las dos candidaturas reaccionaron conforme a la lógica. La lógica de cada uno. En las últimas horas el llamado ‘entorno de Chacón’ había alimentado una creciente confianza en su victoria que les llevaba, en las conversaciones con los periodistas, a hablar de certezas. En concreto, de la certeza de su victoria. Pero después otra realidad, la realidad de los números, la desmintió.

Testarudos como somos los humanos, el equipo de Chacón se empeñó en buscar explicación y encontrar razones para lo que sintieron como una pequeña traición, la de quienes habían prometido el voto que les aseguraba una victoria que luego no se había concretado. Y la encontraron pronto: la culpa la tenían las llamadas que Felipe González y Alfonso Guerra habrían hecho a los diputados andaluces y extremeños que sentían más ‘influenciables’. Quienes conocen al expresidente lo niegan. Con rotundidad. Pero para siempre, quizás, quede, que González influyó en aquel Congreso que cerró las puertas a la que podría haber sido la primera mujer en dirigir uno de los dos grandes partidos de España.

González no aparece en el cierre del Congreso
…Y ya que hablamos de Felipe González, otro comentario. Se dio por supuesto que estaría presente en la clausura del Congreso. Es lo que decían en la organización horas antes. Le reservaban un puesto en primera fila, junto a Zapatero, junto a Rubalcaba. Pero al final, González no apareció ¿Qué había pasado?

Oficialmente, González tenía una reunión familiar. El rumor, ya saben lo que a veces es un rumor…, pues el rumor era diferente. Cuando se abrió el Congreso le preguntaron a Felipe González –es una pregunta perenne- si aceptaría ser presidente del PSOE. Y él dijo algo que, quienes le conocen sabe que le sale del corazón, el “actual presidente (Manuel Chaves) es fantástico y debería seguir en el puesto tras el Congreso”. Vamos, que claramente apoyaba a uno de los amigos que le quedaban en activo desde los viejos tiempos, desde los años setenta para que continuara en el órgano máximo de dirección socialista. Nos dicen que el que no haya sido así, la ausencia de Chaves y su sustitución por Griñán, no le habría gustado mucho. O mejor, nada. Es verdad que también nos dicen que Chaves ha aceptado el cambio con deportividad y comprensión, pero quizás González lo ha recibido peor.

La candidata y su familia…
Cuando era ministra de Defensa, con su hijo recién nacido, se hizo famosa una instantánea en la que se veía a Carme Chacón pasar revista a unas tropas al llegar de un viaje a Afganistán, mientras su marido descendía, en un discreto segundo plano, del avión, con un capazo en el que llevaba al bebé, que aún amamantaba la ministra. Quizás por eso no resultó nada extraña su reacción tras conocerse el sábado el resultado electoral.

Buscando la discreción, tras conocerse su derrota, acompañada sólo por un par de personas que le han acompañado en toda la campaña, se escabulló como pudo del hotel de la Convención. En otro hotel le esperaba su familia. Con ellos, con los que pensaba celebrar la victoria, pasó la primera hora larga tras su derrota. Hasta que recibió una llamada de Alfredo Pérez Rubalcaba y regresó a la sede del Congreso, a explicarle, como se ha contado en ELPLURAL.COM, que daba un paso atrás y no quería seguir en la primera línea del poder en el PSOE...

Pero no es el final
… de momento. Porque la mañana del domingo convocó a todos los suyos, a la gente que le ha acompañado en este proceso. Quería darles las gracias por el apoyo. Pero también, decirles que no es el final. Que ahora saben la fuerza con la que cuentan quienes representan las ideas que han defendido.

Y nos dicen que dijo a los suyos que ahora, alejada de responsabilidades, tendría tiempo para trabajar de otra manera dentro del partido, seguir recorriendo territoriales como había hecho estas semanas. Al parecer, no pocos de los que estaban allí entendieron que lo que les anunciaba era su disposición a estar presente cuando toque la siguiente elección: la de las primarias para señalar a quien será cabeza de cartel del PSOE para 2015.., o cuando toque.

Rubalcaba y la hipoglucemia
¿Y Rubalcaba? Rubalcaba, austero hasta por genética, regresó después de saberse los resultados a su habitación. Quisimos saber si se había tomado unos minutos para celebrar. Nos respondieron con una mirada de extrañeza: “¿Rubalcaba?” . Al parecer lo que hizo fue encerrarse con su gente y comenzar a pergeñar lo que se le venía encima: negociar una nueva Ejecutiva.

La noche fue larga. A las seis de la mañana hubo quien le vio recorriendo pasillos. Lo cierto es que a las ocho cuando se cerró por fin la lista del ‘Gobierno del PSOE’ se quedó por fin solo en su habitación ¿Dormir? “No –nos han dicho-, para ducharse y preparar el discurso del cierre del Congreso”. Quizás por eso su primera intervención como Secretario General ha sido una de las más cortas que se le recuerdan. Quizás por eso la ha comenzado hablando de la hipoglucemia. Bien es verdad que hablaba de la que creía percibir en otros.