Buena parte de los ciudadanos anteriormente votantes del PSOE podrían haberse abstenido en estas Elecciones generales. Sin embargo el índice de abstención no ha sido precisamente llamativo. Y es que ha habido una fuga de votos a otras representaciones políticas. Algunos se han inclinado hacia UPyD, pero desde el PSOE, pocos. Los más han ido a arropar con ilusión la idea que una sola persona con su coraje y seriedad ha mantenido nítida y persistente a lo largo de la legislatura, una clara fidelidad al ideario de izquierdas  y de progreso, y esa persona ha sido Llamazares. El mundo de la cultura, en su gran mayoría, lo manifestó públicamente. Y si Gaspar Llamazares hubiera ido de candidato por Madrid el número de votos se hubiera visto mayormente incrementado.

Seguir leyendo en el blog de Mª Dolores Amorós