Por una parte el Presidente Zapatero parece haberse convertido en Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Y ya no solo por la enorme diferencia entre la forma de actuar del Presidente en su primer mandato respecto a este este último. Sabemos que Zapatero ha ejercido desde siempre de manera excesivamente personal. Pero sus ejecuciones desde su confesión de la crisis financiera en 2010 han ido en contra del ideario socialista y contra el programa presentado.

Sin embargo, lo más extraño son sus procedimientos en estos últimos momentos. Consulta-transmite a Rajoy decisiones sin haber contado previamente con 'su' candidato, Pérez Rubalcaba. La última es su decisión acerca de la base de Rota. Evidentemente Zapatero ha contrariado a su electorado natural y a muchísima militancia socialista, porque estas políticas practicadas al final de su mandato son contrarias a un ideario de izquierdas. Ningún favor está proporcionando a Rubalcaba, todo lo contrario. Las encuestas siguen otorgando una amplísima mayoría al PP. Incluso Durán Lleida y Artur Mas están muy intranquilos por si el PP obtiene la mayoría absoluta, pues en ese caso CiU dejaría de ser necesario para determinados pactos.

Siga leyendo en el blog de María Dolores Amorós, Pensamientos en Libertad