Decíamos ayer que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, está demostrando que no solo tiene cintura política para proyectarse nacionalmente como una gran líder tanto institucional, en razón de su importante cargo, como políticamente como referente del socialismo no solo andaluz sino español.  Las armas de la presidenta para llevarse al huerto de los intereses de Andalucía a un personaje tan  complejo y al mismo tiempo influyente como Emilio Botín, presidente del mayor banco de España, es un ejemplo claro, aunque no el único.

Las críticas que desde la derecha iban a dirigidas a que Díaz era un fenómeno político pasajero y efímero así como que en que en ella solo se apreciaban declaraciones mediáticas y scouts para vender titulares y poca capacidad de gestión,  deben de marcharse ya en retirada e inventarse nuevos argumentos. Aunque en realidad lo que realmente sería recomendable es que eligieran ya un candidato/a para enfrentarse electoralmente a la trianera y rellenar una mochila amplia de propuestas programáticas y contenidos ciudadanos desalojando progresivamente el argumento manido, obsoleto y pronto caduco de los EREs.

Y es que tras su reunión ayer con el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha demostrado que la gestión y la búsqueda de recursos para su autonomía, ahí donde los haya, también es otra habilidad en la que se está afianzando. Era difícil que un banquero como Emilio Botín viniera a entrevistarse con un presidente de una comunidad autónoma. Pocos casos se han dado en el que presidente del Santander visitase una región. Pero  muchos menos en los que el banquero saliera de la reunión con importantes aportaciones dinerarias a la comunidad y encima agradecido y “encantado”  además de elogiando a la representante de la institución regional.

Y un detalle que hay que resaltar. El “botín” obtenido del banquero tiene unos objetivos claramente sociales en línea con lo que pregona Díaz: cantidades millonarias para empleo en la región, becas, ayudas al estudio e investigación para enfermedades raras o para enfermos de  esclerosis múltiples. En definitiva dineros para parados, jóvenes, enfermos… los más débiles. Y es que mientras unos pregonan -sin candidato aun- , otros en cambio dan trigo.

Tras el 'asalto' al Santander aun le queda a la osada y tenaz presidenta su encuentro el próximo día 29 de enero en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, para abordar asuntos comunitarios que tienen repercusión en la comunidad. Días después atacará el frente nacionalista en la Generalitat de Cataluña con Artur Mar. De la gran banca a Bruselas y de ahí al conflicto de Cataluña ¿Seguirán manteniendo algunos que la presidenta socialista es flor de un día y solo una voz para titulares? Algunos deberían cambiar de dinamita política. La que usan ya está mojada. Las "armas de la presidenta" sí son eficaces y está bien pertrechada de munición.

 

* Juan Luis Valenzuela es Coordinador de ElPlural en Andalucía