Pero no sólo no desmiente Rajoy las  insultantes y reiteradas teorías conspiradoras de Mayor Oreja, sino que las alaba a menudo con frases  en las que reconoce públicamente su “profundo conocimiento” de la política antiterrorista. Mientras tanto, añade que a Mayor Oreja “hay que escucharle”. En esta ocasión, el jefe de los conservadores se ha acogido a la “ceremonia de la confusión”,  que brujulea  en torno a la Conferencia Internacional sobre la Paz, para seguir callado. Eso sí,  ha esquivado la evidencia de que a esa “confusión” están contribuyendo ferozmente los Batallones Mediáticos, destinados a proteger al Partido Popular y  destrozar a los adversarios.



El PSOE, un tonto útil
“Victoria de ETA”, titulaba el diario de la extrema derecha. El periódico del amarillismo cotidiano sostiene que “lo más grave es que a ese festival montado por ETA (…) se haya sumado el PSOE cual tonto útil. Ello corrobora la idea de que los socialistas han renunciado a derrotar al terrorismo”.  El resto de medios, ubicados mayoritariamente en la órbita de la derecha, también aportaron montañas de “confusión”. Un ciudadano  llegado de pronto a España desde la Luna, se haría cruces leyendo y oyendo que había ganado ETA y que los socialistas habían renunciado a derrotar al terrorismo, aparte de todo género de falsedades ofensivas para cuantos siguen creyendo, con datos y pruebas obvias,  que jamás como ahora  los etarras han estado con el agua al cuello.





La ira de los suyos
Sr. Rajoy, aquí no hay más “confusión” que la ira de los suyos -políticos y periodistas- que observan con rencor algo que básicamente es positivo. O, al menos, que intenta serlo. Ustedes, populares, eluden la verdad. Nunca ETA estuvo tan próxima a la desaparición. Deberíamos todos, los ciudadanos y ciudadanas de este país llamado España, estar -cruzados los dedos, naturalmente- ansiosos y orgullosos de que ETA circule hacia el fin de sus días. No más atentados. No más secuestros. No más impuestos revolucionarios. No más tiros en la nuca. No más bombas. No más bestialidades sangrientas. No más salvadores de Euskadi con las armas de matar. Sr. Rajoy, no nos engañe más con su “ceremonia de la confusión”. Alentar la “confusión”, como usted ha hecho, a los únicos que dan alas es a los restos de ETA. Ayuden por una vez a este país, Sr. Rajoy, y no sean más mezquinos.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM