Los Presupuestos Generales del Estado para 2012 recogen un recorte en la inversión productiva cercano al 25%. Rajoy ha planteado incluso que “el país no está para pabellones, carreteras y aeropuertos”, como si cualquier inversión pudiera equipararse al simple despilfarro, y como si todas las infraestructuras tuvieran su modelo en el aeropuerto “peatonal” que su partido levantó en Castellón.

Seguir leyendo en el blog de Rafael Simancas