Algo parecido he sufrido tres días en Valencia, llamado a declarar para el día 13 alas 11 horas he podido declarar el día 15 a las 10,30, por espacio de hora ymedia he contestado a la fiscalía, a la acusación particular y a las defensas.

Y después de ello, siento con satisfacción que todo aquello que aporté en un noviembre de 2007 sigue igualmente vigente y desde entonces, la policía y sus investigaciones no han hecho sino dar la razón a mi escrito de denuncia, si aporté una simple frase que imputaba presuntamente un delito al señor Camps, la realidad y buen hacer de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado han conseguido a día de hoy que ese hilo sea hoy un ovillo: Camps y Costa en el banquillo, otros dos acusados ya condenados, Betoret y Campos, todo un vicepresidente, que se dice pronto, de Comunidad, nada, una bagatela para el PP Gürtel acostumbrado a tener imputados a presidentes, senadores, eurodiputados y decenas de altos cargos.

Vamos, que aquello que dijo Isabel Jordán, aunque ahora lo quiera medio desmentir, estaría ratificado por las confesiones de dos altos cargos políticos que confesaron recibir regalos de alto valor de la trama Gürtel, tan es verdad todo esto que incluso uno de ellos, con el que he compartido chiscón en el TSJ valenciano, ha devuelto los trajes, los trajes realizados por el sastre famoso y pagados por la trama.

Tres días que parecían salidos del film “El día de la Marmota”, ese en el que día tras díase repetía todo, de fondo se podía oír las penosas declaraciones del otrora Honorable, y hoy solitario Camps, con frases de esas que le dejan a uno lívido,y que hacen entender el abandono absoluto por parte de su partido. Su aspecto y actitud es la de un hombre que se cree tocado por la providendia, gurú en su tierra, mesiánico y Moisés de su pueblo en la larga travesía gurteliana de deshonor.

A estas alturas mantener que este juicio es una confabulación, una maniobra, una estafa o mentira es insultar a una buena parte de residentes en este país. Un juez predeterminado por la ley, unos honrados ciudadanos valencianos juzgadores, unas fiscales, una acusación popular, unos letrados defensores, 20,000 folios de sumario, una sala superiorde justicia, cien testigos, dos procesados, dos condenados, decenas de miles de euros gastados, el que diga que todo esto es un montaje o es que no está en sus cabales o es que quiere jugar a un juego muy peligroso: el del mantenimiento de la mentira por encima de todo, y todo se acaba. Omnipresente, esa imagen de Camps mientras que de fondo se escucha el audio del amiguito del alma, tequiero un güevo, lo nuestro es muy bonito….. La vergüenza que pasé viendo la cara de este personaje sólo es comparable al sin sentido de todo lo que hace y dice este individuo.

Por su parte Costa, comedido, sabedor de todo lo que está por venir (financiación irregular del PP Gürtel de Valencia) y sabedor de que este juicio evidencia lo obvio, tiene ademanes mas cuidados y un lenguaje que trata de no herir la inteligencia, incluso lleva un público más sereno y correcto que el del expresidente (hoy a la salida de mi declaración un neoliberal cobarde y gallina me espetó por lo bajini un “sinvergüenza” que denota el orgullo de aquellos,que como Camps, han mancillado el honor de los valencianos con mentiras y exabruptos). Costa incluso se ha recatado en los relojes, cosa que algunos de los cargos protagonistas de este proceso no ha hecho, acudiendo a declarar conrelojes de oro, de marca importante y valorado en mucho más que unos trajes.

Sus formas les pierden, el fondo les condena.

Más artículos de José Luis Peñas, denunciante de la Gürtel, en su blog