El guión se desarrolla según lo propuesto por el gallego amigo de Correa y de 'Gürtel', ese que si se le hubiese procesado, sin duda, le hubiese caído algo más que buenas sensaciones. Cuando Rajoy no obró, cuando le contaron con pelos y señales el siguiente pelotazo de la red Gürtel en Arganda, dos mil millones de pesetas para repartir, zanjó su obituario, se le recordará, cuando sus voceros callen, como un cobarde inactivo que prefirió no hacer nada ante la corrupción y ponerse de lado para que no le tocase demasiado, eso sí, aceptando los regalos de todo incluido en viajes para la familia.

Seguir leyendo en el blog de José Luis Peñas