Motor

Cómo compartir coche y hacer negocio con él

Un coche está aparcado, de media, el 97% del día. Tanto si el coche es tuyo como si es de rénting, ese tiempo te cuesta una buena cantidad de dinero

Dom, 4 Mar 2018

Un coche está aparcado, de media, el 97% del día. Tanto si el coche es tuyo como si es de rénting, ese tiempo te cuesta una buena cantidad de dinero en cuotas o seguros. ¿Por qué no sacarle rentabilidad?

¿Puedo sacarle dinero a mi coche cuando no lo uso?

Hasta ahora, la única forma que tenías de recuperar parte del dinero invertido en la compra de tu vehículo pasaba por venderlo y, así, obtener su valor residual –es decir, el precio que te pagarían por él pasado un determinado tiempo–. Pero hasta ese momento, tu coche sigue costándote dinero, tanto en impuestos como en mantenimiento o carburante.

Ahora, gracias al carsharing puedes recuperar total o parcialmente el dinero invertido en el coche, especialmente cuando no lo utilices. Para ello, tienes varias alternativas:

Peer to peer rental

Es la opción que proponen SocialcarDrivy Amovens. En ellas, el dueño de un vehículo pone a disposición de otros usuarios de la plataforma su coche en determinados periodos de tiempo –un día o un fin de semana, por ejemplo–, marcando un precio de alquiler. Durante el tiempo que el coche está alquilado, cuenta con una póliza a todo riesgo independiente de la que tenga contratada el dueño –con Axa en el caso de Socialcar, o de Allianz en el de Amovens y Drivy–. En función del tiempo de cesión a lo largo del mes, es posible incluso recuperar por completo tu cuota mensual de financiación y cubrir tus gastos.

Carpooling

Se estima que el 78% de los trayectos que se llevan a cabo en coche se producen en solitario. Por ello, empresas como Amovens, Blablacar o BusVAO ofrecen la posibilidad de compartir viajes en coche -no sólo trayectos largos, sino también más cortos en el día a día- con una o varias personas, y así compartir gastos, estando protegido en todo momento por un seguro adicional –ofrecido por Axa en el caso de Blablacar, por ejemplo–.

¿Y si tengo un coche de rénting?

Habitualmente, los contratos de rénting no permiten subarrendar los vehículos a terceros. Pero gracias a un acuerdo suscrito entre ALD Automotive, una de las principales empresas de rénting a nivel mundial, y Amovens, ahora es posible contratar un vehículo de ALD desde la plataforma de Amovens y alquilarlo a otros usuarios de este servicio cuando no se vaya a utilizar.

El usuario decide, en todo momento, cuándo y a quién alquila el coche. Una vez concertada la cita con la persona a la que le cede el vehículo, se suscribe un contrato de Amovens que refleja las condiciones -tiempo de alquiler, número máximo de kilómetros que se pueden hacer y precio, por ejemplo-. Durante todo este periodo, cualquier daño o robo estará cubierto por una póliza a todo riesgo suscrita por Allianz. ¿La ventaja? Alquilando el coche puedes recuperar por completo la cuota que pagas a ALD.

Rénting tradicional vs rénting para particulares en Amovens

Si has decidido contratar un vehículo de rénting y estás pensando en realquilarlo cuando no lo uses, aquí te proponemos una comparativa para que puedas valorar qué opción te compensa más, tomando como referencia un Audi A1 Sportback 1.4 TDI ofrecido por ALD Automotive, comprándolo en concesionario, o contratándolo a través de Amovens.


Rénting en ALD

Rénting con Amovens

Compra del vehículo (financiado)

Cuota mensual

280€ (sin iva)

9,30€ diarios – 288€ mensuales

396,48€*

Aportación inicial

2.500 €

Ninguna

2.500€

Seguro

A todo riesgo, gestionado por ALD

A todo riesgo, gestionado por Amovens

A todo riesgo, gestionado por el usuario

Mantenimiento

Incluido

Incluido

No incluido

Duración del contrato

48 meses

36 meses

48 meses (según financiación)

Km incluidos

60.000 km

45.000 km

Sin límite

¿Se puede alquilar?

No

*Incluye, en la cuota total, la financiación, comisión bancaria y la parte proporcional del Impuesto Municipal de Circulación.

 

Más información en Autofácil