La boda de William y Kate: una cuidada operación de marketing

No es la primera vez que la monarquía británica emprende un lavado de imagen.