Edwin Catmull, científico y cofundador de Pixar actual presidente de los estudios Pixar Animation Studios y Walt Disney Animation Studios, acaba de revelar en una entrevista que sufre afantasía, un trastorno por el que las personas que la desarrollan no pueden construir imágenes mentales.

Una ceguera mental que sufren entre 2 y el 5% de la población. Suelen tener dificultades para evocar recuerdos o para analizar lenguajes simbólicos y de imágenes como los mapas. Se cree que podría estar asociada a la sinestesia y la prosopagnosia congénita, que consiste en una dificultad marcada para reconocer a personas por su rostro.

Fue en el año 1880 cuando Sir Francis Galton (1822-1911), pionero del uso de la estadística en psicología y de las ideas eugenésicas, publicó los resultados de un estudio psicométrico sobre las diferencias individuales en la capacidad para generar imágenes mentales. Galton detectó que existía una amplia gama de desarrollo en esta aptitud. Y a veces, ésta estaba ausente, en los casos en los que se producía afantasía. Durante el siglo XX apenas se ha desarrollado la investigación en torno a esta condición, con la excepción de análisis como los de Adam Zeman, que acuñó el término de afantasía, o Blake Ross.