En algunos países como Holanda, sus habitantes libran una dura lucha. O ellos o el mar. Cada día tratan de ganar pedazos de terreno al océano para continuar su expansión. Es lógico que prefieran mantenerse ellos en tierra firme mientras que dedican el terreno que ganan al mar a otros menesteres, por ejemplo las vacas

'Transfarmation'

Y así han ideado la primera cuadra flotante. Es lo que muy ingeniosamente han llamado transfarmation (por el juego de palabras entre transformación y farm, en inglés granja). Se trata de un espacio parecido a un invernadero que puede albergar hasta 40 vacas, que se mueve libremente. Eso supone unos 800 litros de leche cada día. 

Es la forma de afrontar un doble reto por los imaginativos neerlandeses. Por un lado, el problema de espacio ya descrito. Por otro, el de garantizar un aporte de alimentos frescos y de calidad a una población que no para de crecer. 


Los autores de estas cuadras también estiman que al crear estas cuadras flotantes cerca de las ciudades se ofrece una oportunidad educativa y de investigación. Estas granjas flotantes podrían funcionan casi como granjas escuela.

De hecho, la primera de estas vaquerías sobre el mar espera instalarse en el puerto de Rotterdam. Será otro ejemplo de maximización de espacio en una ciudad célebre por este motivo. Para salvaguardar la infraestructura de las tormentas y las mareas, se construirá unos kilómetros tierra adentro más en las aguas del Mosa que en las del Mar del Norte.

Solo queda un pequeño detalle. Saber cómo puede afectar a los animales y a su capacidad productiva encontrarse en una superficie bamboleante. Las vacas de raza Montbéliarde. Los responsables esperan que no haya problema, dado que es una especie robusta acostumbrada a lidiar con el duro clima nórdico.