Hay incluso peticiones en Change.org que reclaman abolir los cambios de hora que hacemos un par de veces al año en los países europeos. En primavera para adaptarnos al horario de verano, y en otoño para prepararnos para el invierno. Pero tener que atrasar o adelantar el reloj -últimamente nos ahorran el trámite los ordenadores, móviles y algunos relojes digitales- siempre ha suscitado polémica.

Argumentos a favor

A su favor, se expone el ahorro energético, argumentando que adelantar la hora del amanecer supone aprovecha mejor la luz natural al hacer coincidir el día con el horario laboral. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía Español (IDAE), el ahorro estimado de energía en los cambios de hora sería del 5%. También se esgrime un argumento de naturaleza económica consecuencia del energético, porque, también según datos del IDAE, ese ahorro energético se traduciría en 300 millones de euros menos de gasto de luz y energía. Además, se defiende que, cuando anochece más temprano con el cambio horario, segregamos más melatonina, lo que nos ayuda a conciliar el sueño.

Argumentos en contra

Pero los cambios de hora tienen detractores, que suelen defender que el ahorro energético y económico del que éste nos beneficia es insignificante, o incluso que el ahorro que se consigue con la luz de la mañana, se desperdicia con la llegada temprana de la noche. Se detecta también menor productividad, ya que, según ciertos estudios, trabajar más allá del anochecer puede causar fatigas o depresiones, que se pueden combatir, entre otras maneras, con más horas de luz natural y actividad exterior. Por último, los cambios de hora pueden causar trastornos de hábitos no siempre positivos.

El Parlamento Europeo lo analizará

El debate ha llegado ahora al Parlamento Europeo, que ha anunciado que va a realizar un análisis “exhaustivo”de la oportunidad de los cambios horarios; esto es, en definitiva, de la directiva europea que obliga a realizarlos. Y lo llevará a cabo, señala la institución, porque la opinión pública europea está preocupada por la dinámica de cambiar de hora dos veces al año. El proyecto de resolución ha quedado aprobado por 384 votos a favor, 153 en contra y 12 abstenciones. Si el estudio así lo establece, los países miembros podrían acordar la eliminación definitiva del cambio horario.