Para el magnate húngaro George Soros, la respuesta a esta pregunta es sí. Y aún diría más: le parecen una amenaza para la naturaleza.

Así lo ha expresado durante el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, en una charla sobre el poder de las empresas tecnológicas de Estados Unidos. "A medida que Facebook y Google se han convertido en monopolios cada vez más poderosos, se han convertido en obstáculos para la innovación y han causado una variedad de problemas de los cuales recién ahora estamos empezando a darnos cuenta", ha afirmado el multimillonario e inversionista nacionalizado estadounidense.

A su juicio, las redes sociales y las grandes compañías de internet influyen en cómo las personas piensan y se comportan, sin que los usuarios siquiera lo perciban, algo "nefasto", que "tiene consecuencias adversas de largo alcance en el funcionamiento de la democracia, particularmente en la integridad de las elecciones".

Webs que desinforman

Y es que desde un punto de vista informativo, estas compañías pueden resultar "nocivas", dado que engañan a sus usuarios al manipular su atención y dirigirla hacia sus propios fines comerciales".
Aunque posiblemente, lo más alarmante para Soros es la posibilidad de que estas compañías, que albergan datos personales de millones de personas, ofrezcan esta información a servicios de vigilancia patrocinados por el Estado".
Y ejemplificó: "Esto puede resultar en una red de control totalitario como ni Aldous Huxley o George Orwell (dos escritores que reflejaron en sus novelas los efectos de una sociedad totalitaria futurista) podrían haber imaginado". Reclama, además, mayores controles sobre estas empresas. "Estas compañías sostienen que simplemente distribuyen información. Pero el hecho de que son casi monopolios las vuelve compañías de utilidad pública, y debería obligarlas a un control más estrecho, para defender la competencia, la innovación y un acceso universal", agregó.