En la protección del medio ambiente y la lucha contra la contaminación algunas medidas están funcionando. Y más nos vale que así sea, porque nos va la supervivencia en ello. Por ejemplo, en España las distintas políticas de reducción de bolsas de plástico han conseguido bajar el uso de estos elementos contaminantes.

Mismas compras, menos bolsas

Las bolsas de plástico van intrínsecamente unidas a las compras. Sobre todo cuando adquirimos productos de alimentación o hacemos visitas a supermercados. La última medida fue la de ampliar la obligatoriedad de cobrar las bolsas a todos los establecimientos del país.

En la actualidad, España consume unas 144 bolsas por persona y año. Aunque parece una cifra considerable hay que tener en cuenta que en 2007 ese número era de 300 bolsas por persona año. Es decir, los españoles usaban y desechaban prácticamente una bolsa de plástico al día. 

¿Y si las eliminamos?

Por eso los expertos consideran que la última medida del ejecutivo español es acertada pero no es la única que ha logrado este descenso que ya se venía produciendo desde hace una década. En 2012 se produjo el primer impulso importante, cuando se comenzó a adoptar medidas para reducir la presencia de estos envases en un 50%. El resultado fue mejor del esperado, dado que gracias al esfuerzo de las cadenas de distribución y de los propios consumidores, el empleo de bolsas de plástico en caja bajó hasta el 90%

Las organizaciones ecologistas y de consumidores reclaman ahora otro tipo de medidas. Siguen considerando que el precio puesto a las bolsas de plástico en los supermercado no es disuasorio para el cliente y piden una subida. Incluso, hay quien solicita la completa eliminación de las bolsas.