Son pequeños pasos, pero todo cuenta. Principalmente por la capacidad de amplificación que puede tener. Un medio de transporte que cada año utilizan miles de personas en sus vacaciones en un lugar emblemático. Un barco eléctrico para disfrutar de las cataratas del Niágara

El catamarán turística pertenece a la compañía Maid of the Mist y completa un círculo virtuoso en el que las propias cataratas son protagonistas. Tiene sentido que un barco eléctrico navegue por un espacio que está siendo empleado para generar energía de forma sostenible desde el siglo XIX, mucha antes de que esa forma de producir energía fuera la tendencia. 

De hecho, está previsto que, después de cada trayecto, los barcos recarguen sus baterías empleando la energía hidroeléctrica del propio salto de agua. Los responsables del proyecto estiman que podrán cargarse hasta en un 80% en tan solo siete minutos.

La compañía naviera que realiza los tours turísticos por la zona asegura que botará dos catamaranes impulsados por energía limpia. Ambos buques están siendo terminados de construir en una de las más importantes factoría de yates de lujo.  

Eso en cuanto al casco. Los motores están siendo desarrollado por la compañía suiza ABB, que ultima dos propulsores que tendrán una potencia de 360 kW/h

No es solo una cuestión cosmética o promocional. Cada año se calcula que más de millón y medio de personas realizan estos tours por las míticas cataratas del norte de Estados Unidos. Millón y medio de turistas que vivirán la experiencia de las cataratas de otra forma, Sin el molesto ruido y humos de los motores tradicionales.