La Comisión Europea, el Consejo y la Eurocámara han suscrito un acuerdo por el cual la Unión Europea (UE) limitará un 30 % las emisiones de CO2 de los camiones en 2030 respecto a los niveles de 2019, con un punto intermedio previo del 15 % en 2025.

Y es que la UE atribuye a los vehículos pesados el 22 % de las emisiones registradas en las carreteras, aunque sólo representan al 5 % de los vehículos en circulación. El acuerdo establece también un sistema de supercréditos” para recompensar a los fabricantes que apuesten por tecnologías más innovadoras hasta 2025, fecha a partir de la cual se establece un objetivo no vinculante que implicará que los fabricantes con ventas por encima del 2 % de camiones nuevos eléctricos y de hidrógeno fleixibilicen sus objetivos de reducción de CO2.

La barrera del 30 % se ajusta a la posición inicial que defendían los Estados miembros de la UE, aunque el Parlamento aspiraba a fijar el nivel en un 35 % para 2030, con un paso intermedio del 20 % en 2025.

Varias asociaciones ecologistas se han mostrado a favor del acuerdo, consideran ahorrará hasta 60.000 euros en combustible por camión en un período de cinco años, si bien pidieron una revisión al alza de los objetivos en 2022.