La Casa del Rey ejecutó en 2018 un 93,23 por ciento de su presupuesto anual, que ascendía a 7,9 millones de euros, lo que ha arrojado un remanente de 533.732,60 euros, según el informe de la Intervención de la Casa publicado este lunes en la página web, con la información económica al cierre del ejercicio.

En cuanto a las diferentes partidas, se ejecutó íntegramente la destinada a asignaciones de los miembros de la Familia Real, que ascendió a un total de 679.818 euros, un 1,62 por ciento más que en 2017, en línea con el aumento contemplado para el personal del sector público en los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

Así, conforme a lo previsto, Felipe VI percibió 242.769 euros; la Reina Letizia, 133.530; el Rey Juan Carlos 194.232 y la Reina Sofía 109.260 euros.

Según la Constitución, el Rey recibe de los PGE una cantidad global para el sostenimiento de la Familia Real y de la Casa del Rey, y la distribuye libremente.

En cuanto a los gastos de personal, ascendieron a 3,8 millones de euros, un 3,63 por ciento más que en 2017, con un grado de ejecución del 96,96 por ciento. La Casa del Rey ha publicado también los sueldos de sus altos cargos, todos ellos por encima de los 100.000 euros anuales, siendo los más altos los del jefe de la Casa, Jaime Alfonsín (140.374 euros); el secretario general, Domingo Martínez Palomo (137.951) y el jefe de la Secretaría del Rey Juan Carlos y consejero diplomático, Alfonso Sanz Portolés (134.701).

Algo más bajo fue el nivel de ejecución de la partida de bienes y servicios, una partida en la que se ejecutó el 91,36 por ciento de los 2,8 millones previstos. Ello se debió a un gasto menor del previsto en actos oficiales y viajes, material de oficina y asistencia técnica en el ámbito de las tecnologías de la información. Las inversiones previstas --477.000 euros-- solo se han ejecutado en un 86,43 por ciento porque algunas se desplazaron a 2019. El Fondo de Contingencia, establecido en 112.000 euros, no fue utilizado.