Las rectificaciones de Blogger han llegado a través de su foro de Ayuda, primero a nivel internacional y luego doméstico.


En plena vorágine de la película basada en el libro 50 sombras de Grey. En pleno apogeo de la pérdida de recatamiento por parte de muchas personas, especialmente mujeres, debido al mismo fenómeno literario-cinematográfico, resulta que algunas plataformas deciden acudir a la censura en algunos supuestos.


Uno de los aspectos más destacados de este mundo de las nuevas tecnologías de la información unidas al ciberespacio han sido (y son) los blogs, como una circunstancia ligada a los nuevos tiempos con una repercusión clara en la libertad de expresión. Muchas bitácoras, tras pasar por los avatares propios del comienzo, se han convertido en referentes indudables en materias de las más diversas, algunas más políticamente correctas que otras.

Para ello, la mayoría de los bloggers (aunque hay más, por fortuna) se han servido de dos plataformas para divulgar sus conocimientos, ideas, tontunas o lo que sea: Wordpress y Blogger (de Google).

Primero censuramos...
Y precisamente, la polémica saltaba hace unos días al anunciar en su blog oficial que el gestor de bitácoras de Google eliminaría aquellas que contuvieran sexo explícito (vídeos o fotos) entre su contenido. Incluso puso una fecha a partir de la cual se adoptaría la medida: el 25 de marzo de este año 2015.

Nada nuevo en el horizonte. Es, por desgracia, bastante habitual que en redes sociales aparezca la censura en forma de amenaza de cierre y clausura de cuentas debido a contenidos considerados inadecuados y que, además, nada tienen que ver con asuntos relacionados con el sexo.

Blogger es una de las plataformas más utilizadas para blogs.



Avalancha de quejas
La decisión de Google con su plataforma de creación y alojamiento de blogs enseguida provocó numerosos comentarios en los que, desde luego, no salía bien parada la multinacional de Internet. Sin embargo, y a pesar de los artículos de opinión criticando la medida y hablando de censura pura y dura, Blogger no movió un dedo para tratar de justificarse, más allá del comunicado en el que lanzaba el anuncio.

En concreto, señalaba en el mismo que desde el mencionado día del mes que viene, los usuarios no podrían “compartir públicamente imágenes o vídeos sexualmente explícitos o que muestren representaciones gráficas de desnudos”. Así, tal cual. Todo atado y bien atado...

Retiramos la censura
… hasta que un par de días después, en el foro de ayuda de la propia plataforma, primero una de las responsables de la compañía a nivel mundial y luego ya en un plano más local Google ha rectificado y donde dijo digo digo Diego. O lo que es lo mismo. Que esa censura, porque era censura lo que implantaba, se queda en agua de borrajas para que los blogs -eso sí anunciando claramente si su contenido es para adultos- sigan resguardando la esencia de lo que es Internet.

De este modo, al margen de los motivos que pueden o no convencer, la multinacional se ha visto obligada a dar marcha atrás aunque insistiendo en que permanecerá muy atenta a los contenidos que se cuelguen en su plataforma de alojamiento de blogs.

Surge una duda de este arrebato de censura interruptus ¿Lo ha hecho Google porque se ha dado cuenta de que la red es libre o porque los contenidos a los que se refiere siguen siendo de los que más tráfico generan en Internet -con lo que esto supone desde un punto de vista económico? La pregunta la dejamos en el aire pero ¿Tú qué crees?