Suiza es un país peculiar amén de rico. Famoso especialmente en España porque no hay corrupto que se precie al que no se le haya descubierto una cuenta allí o porque no hay millonario español que no haya hecho lo propio. Su sistema de gobierno también es peculiar en comparación con el resto de Europa, dado que los ciudadanos deciden en referéndum sobre cuestiones de todo tipo. Este fin de semana decidían si restringían -aún más- la llegada de inmigrantes, propuesta que se rechazó, pero también decidían si el Estado suizo aumentaba sus reservas de oro. Los suizos también han dicho que no. Por cierto, el país helvético es que más reservas de oro tiene del mundo si se dividen las toneladas  entre el número de habitantes, o dicho de otra forma tienen las reservas de oro per cápita más altas del mundo.

El precio más bajo en tres semanas
El Banco Nacional de Suiza tiene 1.040 toneladas de oro, lo que equivale al 10% de la riqueza total del país. El 78% de los votantes del referéndum rechazaron aumentarlas un 20% como proponían los promotores de la iniciativa, lo que provocó que la cotización de la onza cayera más de un 1,5% este lunes hasta los 1.154 dólares, su nivel más bajo en tres semanas. Hay que tener en cuenta que el oro se convierte en valor refugio cuando otras inversiones pierden rentabilidad, pero en este caso ha sido un referéndum ciudadano celebrado en un pequeño país (por extensión y población) lo que ha hecho bajar el precio.

Las reservas suizas se quedan como están
Además de incrementar como mínimo un 20% las reservas de oro también se votaba la prohibición de que se pudieran vender y la repatriación de las reservas de oro que Suiza tiene depositados en otros bancos, concretamente el 20% de las reservas de oro de Suiza están depositadas en el Banco de Inglaterra y un 10% en el Banco de Canadá. Estas dos cuestiones también fueron rechazadas por la mayoría de los participantes en el referéndum.