Acelerar los plazos. Esa es la intención de Telefónica en su operación para sacar al percado su filial Telxius, especializada en infraestructuras de telecomunicaciones como torres y cables submarinos. La intención de la compañía que dirige Cesar Alierta espera conseguirlo, como muy tarde, el uno de julio.

Según publica el diario Expansión, para lograrlo, deberá acelerar el proceso corporativo y societario de aportación de activos a la nueva sociedad para que el folleto de la OPV esté listo en las próximas semanas y pueda ser revisado y aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Pensando en el dividendo

Las razones que han llevado a la compañía de telecomunicaciones a acelerar este proceso son su intención de poner en valor unos activos de infraestructuras que dentro del balance no están muy valorados, pero que fuera cotizan a múltiplos mayores. Además, Telefónica ya tiene la vista puesta en los dividendos de 2016 y espera con la operación conseguir unos ingresos adicionales de 2.000 millones de euros y así apoyar la financiación del dividendo de 75  céntimos por acción prometidos a sus inversores.

Valoración inicial

Con la salida a bolsa de Telxius, la compañía española espera conseguir una valoración de 5.000 millones para su filial, aunque solo inicialmente ya que también se espera que posteriormente se agreguen nuevos activos. Además de diversos cables submarinos y cerca de 15.000 torres de telefonía móvil, se espera que se incorporen a los activos de Texius otras infraestructuras imprescindibles para las telecomunicaciones modernas como las small cells, antenas pequeñas para intensificar zonas de gran demanda, y los backhaul, las conexiones entre las bases de telefonía móvil.