Ordóñez ha recordado que "hasta finales de 2011 los indicadores de confianza en España y en su sistema bancario se mantuvieran en unos niveles relativos alejados de la amenaza del rescate".
"España, que en diciembre pasado estaba situada junto a Bélgica entre los dos países con mejor prima de riesgo de los seis que estaban bajo sospecha, está hoy situada en el grupo de los tres peores, con Grecia y Portugal", ha afirmado el exgobernador del Banco de España.

Se distancia de la gestión de la crisis de Bankia
Ordóñez se ha distanciado de la gestión de la crisis de Bankia por parte del Gobierno de Rajoy, al afirmar que este “ha ido introduciendo cambios en la estrategia de reestructuración financiera y finalmente decidió gestionar directamente el caso Bankia". Sin embargo, ha añadido, "dada la fragilidad del momento, no voy a comentar lo que el nuevo Gobierno ha hecho durante estos siete meses. Me limito a exponer lo que ha hecho el Banco de España".

Defiende las medidas de Zapatero
El exgobernador ha opinado que es “contraproducente buscar chivos expiatorios a los que endosar todas las responsabilidades, porque –en su opinión- no los hay".

Fernández Ordóñez ha defendido las medidas aprobadas por el Gobierno de Zapatero y, también, su propia labor al frente del Banco de España. Ha señalado que hasta diciembre "se hicieron mal muchas cosas, y no se hicieron cosas que se tenían que haber hecho" y ha puesto como ejemplo "el mantenimiento de bajos tipos de interés" por parte del Banco Central Europeo, que según ha dicho resultó finalmente contraproducente en la crisis de la deuda.

El origen del problema bancario
En su opinión, "el problema bancario español se engendró durante los años de expansión desmesurada en los que se produjo un aumento extraordinario del crédito del endeudamiento privado así como la pérdida sistemática de competitividad en relación con los países de la zona euro, lo que generó un déficit corriente sistemático que tuvo que ser financiado con deuda externa. Este proceso arrancó a mediados de los años noventa y se desarrolló durante las dos legislaturas del PP y la primera del Partido Socialista".