La mayoría de concursos de acreedores, antiguas suspensiones de pagos, correspondieron a empresas con 8.934 declaraciones de insolvencia del total de 9.660 que se presentaron a lo largo de 2013, lo que supone un incremento de un 6,5% respecto al año anterior. Además este incremento implica que el indicador económico marque un nuevo récord desde que entró en vigor la Ley Concursal de 2004, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Más en empresas y menos en familias
En porcentajes las suspensiones de pagos de empresas aumentaron un 10,4% respecto a 2012, mientras que las insolvencias de familias y personas físicas disminuyeron un 25,6% en términos interanuales. Por tipo de concursos 9294 fueron voluntarios, un 8,2% más que en 2012, mientras que los forzosos se situaron en 456 y bajaron un 18,7%. Aumentaron también los procedimientos abreviados, que fueron 7.394, mientras que 2.266 fueron ordinarios.

La construcción lidera las quiebras
Los efectos de la explosión de la burbuja inmobiliaria a mediados de 2008 se siguen notando cinco años después, de tal forma que son las empresas de la construcción las que lideran las declaraciones de concursos de acreedores, aunque bajan un 4,4% respecto a 2012. No hay que olvidar que entre 2010 y 2012 es cuando se suceden las quiebras y concursos de acreedores de manera masiva en este sector. El número de empresas ligadas al sector de la construcción que presentaron suspensión de pagos fue de 2.378.

Cataluña donde más
Por Comunidades Autónomas donde más se registraron concursos de acreedores fueron Cataluña (1.969), seguida por Madrid (1.403) y Comunidad Valenciana (1.244). Las que menos declaraciones de insolvencia tuvieron fueron La Rioja (94), Cantabria (105) y Navarra (143). Hay una clara relación entre el boom del ladrillo y quiebras.