La fusión entre Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania, y Commerzbank, su principal competidor doméstico y en el que el Gobierno germano controla alrededor del 15%, representa "una muy mala idea", según ha indicado en rueda de prensa la profesora Isabel Schnabel, uno de los cinco miembros del Consejo de Expertos Económicos del Gobierno de Alemania, conocido popularmente como 'los sabios'.

"Es una idea muy mala desde todos los puntos de vista", respondió Schnabel a la cuestión sobre una potencial fusión de los dos mayores bancos alemanes. "Mi recomendación iría totalmente en contra de la creación de un campeón nacional aún mayor".

En este sentido, la economista expresó sus dudas sobre la posibilidad de alcanzar las sinergias de costes anticipadas, que podrían suponer una factura de entre 30.000 y 50.000 empleos perdidos, según estimaciones de sindicatos y asociaciones de inversores particulares, mientras que no está claro el sentido de la fusión y esta alimentaría la sensación de apoyo público en caso de necesidad.

Las críticas de los sabios alemanes se suman al escepticismo mostrado por Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), quien se ha mostrado contrario a la idea de impulsar fusiones en el sector bancario europeo con el fin de crear "campeones nacionales" para competir con las entidades estadounidenses o chinas, aunque sin mencionar explícitamente el caso alemán.

"No me gusta particularmente la idea de campeones nacionales, de campeones europeos; especialmente cuando eres un supervisor, no debes promover ninguna estructura en particular", señala Enria en una entrevista con Financial Times, recogida por Europa Press.

De hecho, cuestionado sobre la necesidad de que Europa cuente con un gran campeón bancario en el segmento de inversión, Enria opina que la eurozona no debería impulsar una política en este sentido, expresando su confianza en que las entidades europeas sean suficientemente fuertes y rentables como para ganar cuota de mercado y competir eficazmente con la banca estadounidense en la provisión de servicios de mercado.

Por su parte, la agencia S&P Global Ratings señalaba que, si bien la potencial fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank ofrece considerables ventajas en materia de eficiencia, también conlleva significativas incertidumbres, incluyendo si el sustancial recorte de puestos de trabajo necesario para alcanzar tales sinergias sería políticamente aceptable.

"En teoría, una fusión bien ejecutada entre Commerzbank y Deutsche Bank podría ofrecer considerables ganancias en eficiencia, sinergias de financiación y beneficios de franquicia, sobre todo a nivel doméstico", señala la agencia, advirtiendo de que "sigue siendo cuestionable si los sustanciales recortes de empleo que serían necesarios para lograr estas sinergias serían políticamente aceptables".