El último año de Zapatero en la Moncloa se cerró con un crecimiento económico leve, pero crecimiento al fin y al cabo, del PIB. El primer año completo de Rajoy en La Moncloa (2012) se cerrará con recesión y 600.000 parados más. Ni la segunda reforma laboral ni la segunda reforma financiera ni los presupuestos más duros de los últimos 15 años han servido de nada. La pregunta cada vez es más abrumadora ¿dónde están las recetas que anunció el PP en campaña electoral con las que prometían recuperar el “milagro español” de Aznar? Respuesta obvia: no existen y nunca existieron.

El crecimiento económico de la era Aznar se basó en la burbuja inmobiliaria, en créditos baratos concedidos sin control para comprar casas cuyo precio se inflaba artificiosamente por una demanda que provocaban los mismos bancos con su grifo crediticio. Y había crédito para los muebles, los coches nuevos y hasta las vacaciones. Hasta que los que prestaban dinero a los bancos españoles para que a su vez lo prestaran a los ciudadanos españoles decidieron que se acabó porque la mentira era ya insostenible. Y el PP soñó, aún sueña, con volver al modelo de millones de grúas repartidas por España. Solo que para que haya grúas tiene que haber dinero y no lo hay, los bancos tienen que dar créditos y no los dan porque están totalmente ocupados en salvarse a sí mismos. En Moncloa y en el Ministerio de Economía las únicas ideas que tienen son sobre recortes. Y no hay más, no hay proyecto ni nuevo modelo de crecimiento.

Las grandes cifras de los Presupuestos
Recordemos, estamos en el quinto año de crisis no en el primero, así que conviene hacer algunas comparaciones entre los Presupuestos de 2011 (Zapatero en La Moncloa) y los de 2012 (Rajoy en Moncloa).

En los Presupuestos del año pasado el “gasto social” suponía un 58% del total, 183.000 millones de euros, un 1,3% más que en 2010. En los Presupuestos de Rajoy el gasto social baja al 56,2% y se queda en 175.000 millones de euros.

En 2011 había 1.430 millones de euros para becas en Educación, aumentándose el Presupuesto en plena crisis en un 2,6% respecto a 2.010. Este año el Presupuesto para Educación se reduce un 21,9%, bastante más de la media del 25% que anunció Rajoy para todos los ministerios. Solo en becas hay 166 millones de euros. Y si en Educación se reduce el Presupuesto en casi un 22%, en Cultura un 15,1%.

Otra partida que marca impronta en los Presupuestos Generales del Estado es la de infraestructuras. En los Presupuestos de 2.011 se redujo en un 30% para poder aumentar la partida de gasto social y porque en los años precedentes la inversión había sido histórica. Sirva un ejemplo, a pesar del recorte solo el año pasado la inversión en infraestructuras fue un 53% superior a la media de la última Legislatura de Aznar. En las cuentas de este año se añade un recorte de un 22%, lo que supone la paralización total del AVE (principal perjudicado el Norte de España) y hasta se recorta en el mantenimiento de las carreteras existentes en 210 millones de euros.

La herencia recibida
El mantra que repite el PP de culpar de todo a la herencia recibida cada día  tiene menos predicamento. Pero puestos a hablar de la “herencia”, refresquemos datos:

RAJOY HA RECIBIDO UN PAÍS

  • Con 5 millones de parados. Es verdad


Pero también:

  • Un país que puede financiarse por sí mismo en los mercados

  • Un país con la economía creciendo al 0,7%

  • Un país con una deuda pública 20 puntos por debajo de la media europea

  • Un país con las exportaciones creciendo

  • Un país con una inflación controlada

  • Un país líder en energías renovables

  • Un país líder en trasplantes

  • Un país con todas sus infraestructuras de transporte totalmente modernizadas

  • Un país con la más moderna red de telecomunicaciones


¿QUÉ OFRECE RAJOY CON ESTOS PRESUPUESTOS?

  • Pasar de un crecimiento débil de la economía a una recesión del -1,7%.

  • Que la insoportable cifra de 5 millones de parados se convierta en 6 millones de parados

  • Un país que lamina las políticas sociales

  • Una deuda pública que empieza a crecer de forma preocupante

  • Y el abandono de la inversión en infraestructuras y sectores con mayor potencial de crecimiento.


Estos son datos objetivos que el Partido Socialista maneja desde hace días. Por cierto, Rajoy prometía en campaña electoral que no hablaría de “herencia recibida” y él mismo y todo el PP es lo único que hacen. Hoy mismo Carlos Floriano en rueda de prensa. Ya no es culpa de Zapatero, ahora es todo culpa de Rubalcaba. Primer incumplimiento electoral de Mariano Rajoy. Y los que quedan. Por cierto ¿a quién culpan de la herencia recibida en la Comunidad Valenciana?