El próximo 12 de octubre se actualizarán los requisitos de etiquetado para los nuevos vehículos y los puntos de repostaje en toda Europa. El objetivo principal de esta medida es ayudar a los consumidores a seleccionar el combustible apropiado para sus coches. No van a desaparecer la clásica gasolina 95, la 98, el gasóleo A o el diésel pero se pondrá en circulación una nueva manera gráfica de identificación. Es, principalmente, una herramienta visual para ayudar a los consumidores a verificar que el combustible seleccionado es el adecuado para el vehículo. Solamente será necesario comprobar que la etiqueta del coche coincide con la del surtidor.

Modo de etiquetado

Para llevar a cabo esta medida existirán diseños específicos de etiquetas para cada tipo de combustible: gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos (GNC, GNL, GLP…). Para la gasolina se utilizará un circulo donde una ‘E’ designará los biocomponentes etanol presentes, que van desde el 5% (E5), al 10% (E10) hasta el 85% (E85), según informa La Vanguardia

Sin embargo, para el gasóleo la etiqueta será un cuadrado, donde una ‘B’ indicará los componentes biodiésel del combustible, del 7% al 10% (B7 y B10, respectivamente). La etiqueta ‘XTL’ significará que el diésel es sintético, es decir, que no deriva del crudo de petróleo. Finalmente, la etiqueta utilizada para los combustibles gaseosos se representará con un rombo: H2 para el hidrógeno, CNG para el gas natural comprimido, LPG para el gas natural licuado y LNG para el gas licuado de petróleo.

La localización de estas etiquetas se encontrará en el tapón de llenado o en la tapa del depósito de los nuevos vehículos. En los manuales de usuario y en los manuales electrónicos también se podrán identificar las nuevas etiquetas. También se encontrarán en los surtidores de las estaciones de servicio de acceso publico y en los concesionarios.

Turismos, vehículos comerciales (ligeros y pesados), autobuses, autocares, ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuatriciclos son todos los vehículos que se verán afectados por este nuevo requisito. Sin embargo, la nueva legislación europea solo se lo exigirá a los coches comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre. Para vehículos más antiguos, los fabricantes no recomiendan actualizar el etiquetado. En cambio, sí que es necesario para los híbrido-eléctricos, ya que a veces necesitan repostar. Para los vehículos eléctricos se está diseñando un conjunto de etiquetas similar.

Países donde se implantará esta medida

El 12 de octubre será la fecha clave en este cambio de etiquetas, los fabricantes y las estaciones de servicio comenzarán a introducir el nuevo etiquetado con antelación, pues es una fecha de obligado cumplimiento en todos los países miembros de la Unión Europea, así como en Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía. Pero la situación en el Reino Unido aún está por determinarse. Tras el Brexit, todo depende de la decisión de Gran Bretaña sobre cómo aplicar las normas de la UE, pero los nuevos vehículos ya tendrán las etiquetas instaladas en la línea de producción. Así, los coches que entren en el mercado del Reino Unido ya dispondrán de las nuevas etiquetas.