De este lunes tendrán que comparecer en la Audiencia Nacional ante el juez Fernando Andreu los 78 directivos de Caja Madrid primero y Bankia después, imputados por el uso de las denominadas tarjetas 'Black', opacas a Hacienda, con las que se gastaron la friolera de 15,5 millones de euros en 9 años (de 2003 a 2012). Prácticamente todos manifestaron que este sistema de 'prebendas' se puso en marcha en 1996, cuando Blesa es nombrado presidente de Caja Madrid por orden directa de José María Aznar. Blesa, sin experiencia financiera alguna, era inspector de Hacienda e íntimo amigo del ex-presidente del Gobierno. El sistema continuó durante la presidencia de Rodrigo Rato.

No vale "yo no sabía"
Las declaraciones de los primeros imputados han venido precedidas de un duro alegato del fiscal anticorrupción, Alejandro Luzón, en el que desmonta primero la tesis de algunos imputados de que el uso de las tarjetas fue permitido por la Agencia Tributaria. El Fiscal sostiene que no tiene sentido que Hacienda declarara legales unas tarjetas cuya existencia desconocía y desmonta con contundencia el argumento de la mayoría de los beneficiarios de que "no sabían" que tenían que declarar a Hacienda los gastos millonarios que hacían con las tarjetas. Luzón recuerda  que los miembros de un Consejo de Administración tienen el “necesario deber de vigilancia" y que las leyes mercantiles "imponen unas estrictas obligaciones de vigilancia puesto que ser miembros de un consejo de administración es un asunto serio y no se trata de rellenar el consejo con personas dispuestas a ser plegables instrumentos en manos de ejecutivos".

Fianza civil
Para seis de los diez imputados que declaraban hoy en la Audiencia Nacional, el fiscal anticorrupción ha pedido una fianza civil que cubra lo que gastaron con las tarjetas más un plus sancionador. De esta forma para José Antonio Moral Santín, que fue nombrado vicepresidente de la Caja en representación de IU, el fiscal ha pedido una fianza de 600.000 euros. Moral Santín había gastado con cargo a las tarjetas 'Black' 456.000 euros, de los que 300.000 los retiró en efectivo. Otro de los citados hoy, el ex presidente de la patronal española, Gerardo Díaz Ferrán, se negó a declarar ante el juez.