El Parlamento Europeo ha refrendado el acuerdo que se alcanzó con Andorra para compartir los datos bancarios de los ciudadanos europeos que tengan cuenta en el Principado y viceversa. La compartición de información evitará que los residentes de la Unión Europea oculten su dinero en Andorra y comenzará en 2018 con información recopilada desde el 1 de enero de 2017.

El acuerdo, ratificado este martes, fue firmado por Andorra y la Unión Europea el 12 de febrero para luchar contra el fraude fiscal y la evasión de fondos. Además, no sólo fiscalizará los ingresos -intereses y dividendos- sino que incluye los saldos en cuentas y los ingresos derivados de la venta de activos financieros.

El acuerdo contó con 647 votos a favor, 29 en contra y 21 abstenciones y establece que Andorra impondrá medidas más restrictivas, similares a las que imperan en la Unión Europea desde marzo de 2014. Además, implica que el Principado cumplirá los estándares globales sobre intercambio de información financiera que exige la OCDE.

En total, el acuerdo incluye cinco objetivos: identificar a los contribuyentes sospechosos; administrar y hacer cumplir las leyes sobre impuestos en situaciones transfronterizas; analizar las posibilidades de que se esté realizando una evasión fiscal y evitar así innecesarias investigaciones posteriores.