Es imposible que un país sea fiable y creíble si su Gobierno va de bandazo en bandazo, promete que no va a hacer lo que finalmente hace y anuncia planes inconcretos con declaraciones contradictorias de sus ministros. Si a eso se le unen los titulares de toda la prensa de hoy, los expertos internacionales que sigue la actualidad española llegarán a la conclusión de que aquí, o no nos enteramos de nada o mentimos como bellacos.

Los titulares de la prensa de la derecha van todos a una: “los mercados nos dan un respiro”, reconociendo en la letra pequeña que la prima de riesgo bajó ayer más de 20 puntos gracias a que el Banco Central Europeo lanzó el mensaje de que seguiría comprando deuda de países del euro con dificultades, es decir, de España e Italia. El diario El País opta por hacerle un regalo a Rajoy en la portada diciendo que “planta cara” a Monti y Sarkozy por airear los problemas de España. Todo el directorio europeo sabe que Rajoy no está en condiciones de plantar cara a nadie pero, en todo caso, el Gobierno del PP debería agradecer el ejercicio de “patriotismo” de la prensa española del que nunca pudieron disfrutar el Presidente Zapatero y su Vicepresidente Rubalcaba.

La prima de riesgo sigue en los niveles más altos desde que Rajoy llegó a La Moncloa, y eso quiere decir que nadie quiere comprar deuda española y que de nuevo, le toca al Banco Central Europeo enchufar la manguera, comprar bonos españoles y evitar que se extienda el incendio. La pregunta es ¿hasta cuándo mantendrá el BCE esa política? ¿Y después qué?

Ni planes ni estrategia
Cumplidos los cien días de Gobierno de Rajoy se cumplen los peores pronósticos y hasta la oposición no da crédito a lo que ve y oye en el Parlamento. Era obvio que el PP ganaría las elecciones generales el pasado mes de noviembre y todo el PP, con Rajoy a la cabeza, se cansaron de decir que tenían un plan y una hoja de ruta. No solo les creyeron los ciudadanos, sino también el resto de partidos políticos. Todo el mundo dio por hecho que el PP tenía redactados los presupuestos para este año antes de las elecciones, que tenía absolutamente elaboradas la reforma laboral y financiera y todo un plan anticresis. Incluso se llegó a decir que dos enviados de Rajoy visitaron Alemania antes de las elecciones para contarle todo a Ángela Merkel. Falso, ni tenían elaborados los Presupuestos ni tenían hecho plan alguno. Solo una estrategia política diseñada por Rajoy, Arenas y Arriola: dejarlo todo para después de las andaluzas, pasar a la historia gobernando esa Comunidad Autónoma y luego “hacer lo que hubiera que hacer”. Todo muy del estilo de Mariano Rajoy.

Rajoy sabía que la situación era de emergencia
El PP y Rajoy repiten una y otra vez que todo se debe a la herencia recibida y que “nunca ningún Gobierno se enfrentó a una herencia similar”. Se olvidan de que nunca ningún Gobierno se enfrentó a una crisis como esta, y no lo dice Zapatero para exculparse, lo dijo esta misma semana Nicolás Sarkozy.

Mientras fue líder de la oposición, y especialmente desde el año 2.009, el Presidente Zapatero mantuvo totalmente informado a Rajoy de la situación económica. Si no le hubiera contado la verdad ¿a santo de que qué Zapatero le propone el pasado mes de agosto la reforma constitucional exprés para limitar el déficit en el 0,4%?. Por tanto, el Gobierno y su Presidente no pueden argumentar desconocimiento o engaño. Rajoy sabe que eso es falso. Por cierto, ¿alguien ha escuchado a Mario Monti pasarse el día culpando de todo a Berlusconi?. Y a ésta s alturas lo que quieren los ciudadanos son soluciones, que para eso otorgaron al PP mayoría absoluta, no justificaciones.