La escalada de la prima de riesgo española, azuzada por los temores de los mercados a que el Estado, con una deuda penalizada, tenga ahora que cargar con un rescate adicional de los bancos, se ha producido además en una mala jornada. Los niveles se han disparado desde el inicio en una mala jornada, ya que este lunes se celebraba una nueva subasta de deuda soberana.

Adjudicación de 2.900 millones a más interés
El Tesoro Público español ha colocado hoy 2.903 millones de euros en letras a 12 y 18 meses. Así, del total 2.192 millones han sido letras a un año con un interés del 3,09 %, superior al 2,74 % que pagó en la última puja de esta denominación, cuando tuvo que duplicar el rendimiento. También ocurrió lo mismo con las letras a dieciocho meses, ya que el Tesoro colocó 711,4 millones con un rendimiento del 3,40 %, por encima del 3,20 % de la vez anterior. Aunque el interés haya tenido que crecer para hacer atractiva la emisión, desde el ministro de Economía han celebrado que "una vez más" la demanda haya sido superior a la oferta.

Niveles de alarma
La prima de riesgo llegó a repuntar incluso hasta los 492 puntos básicos en algunos momentos, y ha concluido en cualquier caso por encima de los 450 que marcó el umbral de los rescates de Irlanda o Grecia. Además de Krugman, también el economista Roubini habla abiertamente de prepararse para "el rescate de España". "Nadie puede saber si España es ilíquida o insolvente sin medir el tamaño del agujero negro de su sector bancario", apunta en un informe.

Nuevo mínimo anual de la Bolsa
Además de en los mercados de deuda, la mala jornada también se ha vivido en la Bolsa, donde el Ibex 35 ha bajado el 2,66% colocándose en un nuevo mínimo anual (6.809,40 puntos). Las pérdidas anuales aumentan así hasta el 20,51%. Todos los grandes valores bajaron, con especial castigo para los valores financieros: BBVA, el 3,72%; Banco Santander, el 3,04 %; Iberdrola, el 2,88 %; Telefónica, el 2,51 %, y Repsol, el 1,71 %.