La luz subirá un 3% en octubre y eso a pesar de que el Gobierno se ha comprometido a 'congelar' la parte del recibo que está bajo su control y que equivale a un 50%. La subasta energética celebrada este martes se ha cerrado con una subida del 7,6% del precio base de la electricidad, lo que trasladado al consumidor -incluida la congelación de la parte del Gobierno, implica una subida que se aplicará a partir del uno de octubre de, como mínimo, el 3%. Se trata de la Tarifa de último recurso (TUR) que se aplica a los usuarios que consumen menos de 10 kilovatios, unos 20 millones en toda España.

Cuarta subida en un año
Con esta subida este año se cerrará con cuatro subidas del recibo de la luz: subió un 3% en enero, un 1,2% en julio y un 3,2% en agosto. El pasado mes de abril hubo una significativa bajada del 6% que, ni mucho menos, neutraliza las subidas. Es más, el propio Gobierno calcula que sin incluir la subida de octubre, cuando termine el año el recibo de la luz se habrá encarecido como mínimo un 8% desde enero de 2012.

Los nuevos impuestos del Gobierno pesan
La subasta energética se ha cerrado con un incremento del 7,6%, pero la parte energética supone solo un 40% del total de la factura. El resto está vinculado a los peajes eléctricos, como las primas a renovables, el pago a las eléctricas por la distribución y a la subida de impuestos a las eléctricas. Es obvio que si el Gobierno sube los impuestos a las compañías eléctricas y energéticas éstas a su vez lo repercutirán en el consumidor.