La tasa interanual de inflación se situó en octubre en el 2,2%, una décima por encima de la subida de precios registrada el mes anterior, lo que representa su mayor lectura desde diciembre de 2012, según el dato preliminar publicado por Eurostat.

Entre los componentes del índice, el precio de la energía registró una subida interanual del 10,6%, frente al incremento del 9,5% de septiembre, mientras el precio de los alimentos frescos subió un 2,1%, por debajo del alza del 3,2% del mes anterior. En el caso de los servicios, estos se encarecieron un 1,5% en octubre, dos décimas más que en septiembre.

De este modo, sin tener en cuenta el impacto de los precios de la energía, la tasa de inflación de la zona euro se situó en octubre en el 1,3%, la misma subida registrada en septiembre, mientras que al excluir también la evolución de los precios de los alimentos frescos, la tasa de inflación interanual fue del 1,3%, dos décimas por encima de la lectura de septiembre.

Al dejar fuera del cálculo el efecto de la subida del precio de la energía, así como la de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la tasa de inflación subyacente se situó en el 1,1%, frente al 0,9% del mes anterior.

La inflación armonizada de la economía española se situó en octubre en el 2,3%, lo que implica un diferencial de precios de una décima desfavorable para España, la mitad que en septiembre.