Los mercados financieros, a medida que ha avanzado la noche, han vislumbrado lo que podría ocurrir y lo han ido reflejando a través de sus resultados con caídas con fuerza casi con una proporción similar a la subida de victoria de las opciones del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

De este modo, tras cerrar la jornada del martes con una clara subida, Wall Street se desplomaba alrededor de la medianoche hora local (05.00 GMT del miércoles) y los valores futuros del Dow Jones de Industriales perdían más de 760 puntos o un 4,17 %. También caían con fuerza los futuros del S&P 500 (-5,01 %) y los del Nasdaq (-5,08 %).

El peso mexicano, señalado por los expertos como un indicador del sentimiento del mercado sobre las posibilidades de Trump, perdía por su parte alrededor de un 12 % con respecto al dólar.

Durante los últimos meses, la divisa mexicana ha oscilado con fuerza en función de las encuestas electorales estadounidenses, después de que Trump prometiese renegociar el acuerdo comercial con el país vecino.

También bajaba el petróleo de Texas, de referencia en EE.UU., que se dejaba algo más de un 3,78 % a la medianoche tras haber cerrado el martes con una ligera subida. Mientras, valores considerados refugio como el oro subían con claridad (4,38 %), con los operadores en busca de seguridad a la espera de la apertura de este miércoles en el parqué neoyorquino.

Y ese nerviosismo también se ha extendido a Asia, donde la Bolsa de Tokio, ha cerrado con una bajada del índice Nikkei del 5,36% antes de confirmarse la victoria del aspirante republicano, confirmando una tendencia que ha crecido desde que durante la madrugada española se fueran conociendo los recuentos en varios estados clave de las elecciones estadounidenses. En los últimos días, los inversores habían apostado por las compras confiando en una victoria de la candidata demócrata, Hillary Clinton

Precisamente, el Ministerio Japonés de Finanzas, el Banco de Japón (BoJ) y la Agencia de Servicios Financieros (FSA) del país asiático han convocado para este miércoles una reunión de emergencia por los comicios norteamericanos. 

Se da la circunstancia de que este lunes Wall Street vivió su mejor jornada en ocho meses, con un subida del 2,08 % en el Dow Jones y de un 2,22 % en el selectivo S&P 500; mientras que este martes esos indicadores avanzaron un 0,40 % y un 0,38 %, respectivamente.

En los últimos años, independientemente del resultado, los mercados han reaccionado habitualmente a la baja tras las elecciones. Cabe recordar que en 2012, el Dow Jones respondió con una bajada del 2,36 % a la victoria de Barack Obama, mientras que el S&P 500 retrocedió un 2,37 %. En 2008, el Dow Jones se había desplomado un 5,05 % y el S&P 500 un 5,27%.

En este sentido, los analistas, además, anticipan que en la primera parte del mandato de un nuevo presidente los mercados están en retroceso porque quien ocupa la Casa Blanca suele aplicar las medidas más duras al inicio de su gestión.