En cualquier caso, aclaró Isidro Fainé, “de momento”, no están negociando con nadie. Eso sí, añadió que “todo el mundo habla con todo el mundo” y están abiertos a todo, dentro y fuera de España. Una operación de este tipo, dijo, siempre iría de acuerdo con el objetivo fundacional de la entidad, que es cumplir con la obra social por lo que no aceptarían una situación que les apartara del control de los órganos de gobierno de la entidad. “Si hay una buena ocasión y es buena para las dos partes, no la dejaremos pasar”, subrayó.

Niega presiones del Gobierno
Fainé negó que haya habido presiones del Gobierno para facilitar una fusión con Bankia. Eso sí, ve lógico que el Ejecutivo, en una situación como la actual, tenga la intención de potenciar este proceso. “Las fusiones ayudan a reducir costes drásticamente”, comentó y se mostró convencido de que en poco tiempo habrá menos entidades todavía. “En la federación catalana de cajas vamos a estar muy pocos. Lo que está pasando es esto”, zanjó.

Medidas de austeridad y credimiento
Fainé prevé para 2012 otro año difícil, especialmente para España. Sin embargo, añadió, pese a que el Fondo Monetario prevé para nuestro país una recesión importante, cree que podría ser “más suave” si se hacen los deberes y se toman decisiones acordes con el momento. Así, demandó medidas de “austeridad y crecimiento”. “A nadie se le escapa que una reforma laboral profunda tiene que tener como objetivo crear puestos de trabajo, no abaratar el despido”.

Beneficio de 1.185 millones
En cuanto al ejercicio 2011, CaixaBank obtuvo un beneficio neto de 1.185 millones, lo que supone un 12,8% menos que el obtenido el año anterior. Dada la complicada situación
económica mundial, el Grupo se felicita por haber podido preservar su esencia y su compromiso social.

Provisiones de activos inmobiliarios
Sobre los activos inmobiliarios, Fainé consideró que se han depreciado en España un promedio del 35 por ciento desde el inicio de la crisis, y en el caso de la vivienda, la pérdida de valor puede llegar al 50 ó 60 por ciento. Por ello, la entidades financieras deben "provisionar hasta estos baremos" pero no por debajo.