El mercado inmobiliario sigue hundido y así lo demuestran las estadísticas por mucho que las inmobiliarias se esfuercen en vender mensajes optimistas. Algunos agentes inmobiliarios se han afanado en explicar que este verano se han vendido más viviendas y que se pagan en efectivo, sobre todo por parte de compradores extranjeros. Los datos oficiales señalan que el mercado inmobiliario está hundido. La concesión de hipotecas es una condición imprescindible para reactivar ese mercado y cada mes el dato empeora.

La más baja de la historia
El Instituto Nacional de Estadística ha dado a conocer los datos de firmas de hipotecas del pasado mes de julio, tan solo se firmaron 14.053 operaciones, la cifra más baja desde que se empezó a elaborar esta estadística en 1.995. Junto al brusco descenso en la firma de hipotecas también ha descendido el capital concedido en estos préstamos, que el pasado mes de julio cayó un 42% hasta los 1.380 millones de euros, tan solo 10 millones de euros más que el mes de junio.

Menos hipotecas y más pagos en efectivo
Mes a mes se firman menos hipotecas y por menos dinero y sin embargo aumentan considerablemente la compra de viviendas que se pagan en efectivo. Según los notarios el 70% de las operaciones de compraventa se han pagado en efectivo, pero este dato no sirve ni de lejos para sacar al sector de la crisis. La razón es obvia: ¿Cuántos españoles pueden permitirse pagar una vivienda a toca teja?. Por otra parte la compraventa de viviendas que se paga en efectivo también caen.