Como era de esperar, la patronal española ha respondido a la invitación de Rajoy para alcanzar un acuerdo en materia laboral poniendo sobre la mesa su programa máximo. Evidentemente, Rossell, Arturo Fernández y compañía no pretenden alcanzar acuerdo algunos con los sindicatos, sino presionar al futuro Presidente del Gobierno para que convierta en ley sus propuestas regresivas.

Seguir leyendo en el blog de Rafael Simancas