El índice de referencia en la Bolsa española, el Ibex 35, consiguió alcanzar los 10.000 puntos la semana pasada, cota que no se alcanzaba desde hace tres años y lo que sirvió al Gobierno para hablar de otro 'brote verde'. Sin embargo el pasado miércoles perdió el nivel de los diez mil coincidiendo con dos anuncios relacionados con la banca española, el primero el anuncio de que el Banco Central Europeo obligará, otra vez, a elevar el 'cuore capital' al 8% y el segundo el rumor -confirmado hoy- de que los resultados del Santander y BBVA no iban a ser buenos. Así ha sido.

Los bancos tiran a la baja
Al cierre de la semana bursátil queda claro que han sido los bancos los que han tirado hacia abajo de la bolsa española, los dos grandes españoles Santander y BBVA, han llegado a caer más de un 1% pagando el impacto de sus malos resultados en España, pero incluso Caixabanc que presenta un beneficio neto de 485 millones de euros, ha bajado en su cotización. Los nuevos exámenes a los bancos europeos y las nuevas exigencias que se pedirán desde Bruselas y el Banco Central Europeo para que las entidades garanticen su viabilidad, pesan como una losa.

Asia mal pero Estados Unidos bien
Las bolsas asiáticas tampoco van bien. Es la japonesa la que se pega mayor batacazo, lo que indica que la economía de ese país sigue sin encontrar la luz al final del túnel y llevan años y años de estancamiento. En Wall Street el índice Dow Jones ha vuelto a conquistar los 15.500 puntos, pero no ha sido suficiente para tirar de las bolsas europeas que en general cierran la semana con caídas. Con todo esto el panorama económico mundial es incierto hasta el punto de que hacer previsiones económicas a corto-medio plazo se está convirtiendo en puro ejercicio de adivinación.