No ha podido empezar peor la semana en las bolsas europeas y especialmente en la griega. La Bolsa de Atenas llegó a caer esta mañana un 11% y perdió las 1000 unidades, en la que es la  peor y más abrupta caída de la bolsa ateniense desde diciembre de 1987. Ni siquiera en los peores meses de sus dos rescates llegó a caer tanto de golpe. El motivo el inesperado anuncio del Presidente de la república de adelantar las elecciones a la semana que viene, concretamente al 17 de diciembre.

Los mercados temen a Syriza
El Gobierno griego comunicó ayer domingo el adelanto electoral y la traducción inmediata fue el desplome de la bolsa. Todas las encuestas dan como vencedora a la formación de izquierdas Syriza, nacida durante la crisis, y que se ha convertido en la fuerza hegemónica de la izquierda tras el pacto suicida del PSOK (el PSOE griego) con los conservadores. Fue un gobierno conservador que el que falseo las cuentas públicas griegas y provocó el desastre que llevaría al primer rescate griego. Un rescate que se tuvo que pedir  un gobierno del PASOK presidido por Papendreu. Las siguientes elecciones las volvieron a ganar los conservadores y el Pasok pactó con ellos por la 'estabilidad' del país y por sentido de Estado. Ese pacto fue su tumba.

Las encuestas señalan que Syriza tendría la mayoría de los escaños del parlamento griego superando a la colación formada por Nueva Democracia y Pasok. La decisión de adelantar las elecciones para no dar más tiempo a Syriza ha sido calificada por varios analistas financieros como "una apuesta arriesgada" porque teman que no haya "una salida limpia" del rescate.

Malos datos de China y Alemania
A la incertidumbre política en Grecia hay que añadir los malos datos de la economía China que ha tenido los peores resultados de exportaciones en los dos últimos años. China ha exportado menos que en 2012 y 2013, los peores años de la crisis en Europa y Estados Unidos, lo que indica que la economía mundial no va bien. Alemania ha presentado datos peores de lo esperado tanto en exportaciones como en importaciones. Y todo esto que ocurre en las economías pujantes se acabará trasladando, de una forma u otra, a toda Europa.

El petróleo en 65 dólares
Y a todo esto hay que añadir que el precio del petróleo sigue en caída libre. Primero la OPEP decidió mantener la producción a pesar de que la demanda mundial de petróleo es menor, después Arabia Saudí anunció que no bajaría el precio y en las últimas horas ha hecho lo propio Irak, con lo que el barril Brent, el de referencia en Europa, inició la semana con una cotización por debajo de los 65 dólares el barril.

La bolsa española la peor parada
Con todo esto encima de la mesa las bolsas europeas han registrado fuertes pérdidas y la que más la de Madrid. El Ibex 35 ha perdido un 2% y ha perdido los 10.600 puntos, cuando a finales de la semana pasada se alcanzaron los 10.900. Además la rentabilidad del bono español a diez años subió más de un 1% de golpe, en la subida más brusca de los últimos meses, hasta colocarse en el 1,83% y la prima de riesgo subió hasta los 112 puntos básicos.