El resultado de las elecciones en Italia tiene una conclusión clara y unánime para el resto de Europa: el país es ingobernable. Aunque el Partido Demócrata (centroizquierda) consigue controlar el Congreso, el Senado ha quedado en manos de Berlusconi mientras que la formación anti política del cómico Beppe Grillo emerge como segunda fuerza política y se convierte en el aliado imprescindible. Con este panorama hay quien piensa ya en que los italianos tendrán que repetir las elecciones.

Caída de las bolsas
La inestabilidad política en Italia es una pésima noticia económica. A la dura crisis que vive la eurozona añadir incertidumbres sobre lo que pueda hacer o no el próximo gobierno italiano espanta a los inversores. Todas las bolsas europeas han caído con fuerza, las que más la de Milán y la de Madrid. El Ibex 35 se ha movido toda la mañana en unas pérdidas que iban del 3 al 4% con los bancos cayendo en picado.

Los inversores consideran que los votantes italianos han rechazado las recetas de austeridad y recortes impuestas por Bruselas y Alemania, de ahí que la incertidumbre se haya adueñado de los mercados.

Monitor en la bolsa de Madrid que muestra la evolución de las primas de riesgo de varios países de la zona euro, entre ellas la de España, que superaba a primera hora los 400 puntos básicos, un nivel que no alcanzaba desde el pasado 17 de diciembre. EFE



Sube la prima de riesgo
Como consecuencia de todo ello la prima de riesgo -la diferencia entre lo que le cuesta financiarse a España respecto a Alemania- se ha vuelto a disparar y a primera hora de la mañana llegó a sobrepasar los 400 puntos básicos. A media mañana oscilaba entre los 380 y 360 puntos, un diferencial inasumible para la economía española porque obliga a que la mayor parte de los ingresos del país se tengan que destinar a pagar la deuda que ahora se contraiga.

Preocupación en el Gobierno español
Si el resultado electoral en Italia preocupa en Berlín y en Bruselas, preocupa aún más al Gobierno español. Cada vez que se complican las cosas en el vecino del Mediterráneo las cosas empeoran aún más en la economía española. Se pueden complicar, y mucho, las condiciones de financiación para España y eso alargará la crisis, la recesión y los recortes para la población. La inestabilidad política en Italia aleja, definitivamente, la posibilidad de atisbar una posible mejoría en la economía española ni este año ni el que viene.