El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. EFE/Archivo



El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha valorado ya la decisión del Consejo de Ministros de recurrir ante el Tribunal Constitucional la imposición del cobro de un euro por receta, que se suma al copago implantado por el Gobierno de Rajoy en toda España. González, que se encontraba de visita en la localidad de Alcorcón, declaró a los medios de comunicación que "respeta" la decisión del Consejo de Ministros, pero añadió que como presidente de Madrid debe "defender" sus competencias autonómicas, según informa la agencia EFE.

El precedente de Cataluña
El Gobierno había criticado con dureza la implantación del euro por receta en Cataluña -y Esperanza Aguirre también- y  presentó en su día recurso de inconstitucionalidad contra la decisión de la Generalitat, por tanto Rajoy se vio metido en una trampa: si recurría el euro por receta en Cataluña tenía que recurrir el euro por receta en Madrid, aunque en esta Comunidad Gobierne su mismo partido, el PP. El Gobierno basa ambos recursos en que se vulnera el derecho de igualdad de los españoles en la adquisición de productos farmacéuticos. Una vez estudiado por el Consejo de Ministros, el Ejecutivo deberá remitir el texto a Consejo de Estado, cuyo informe es preceptivo pero no vinculante.

No devolverá el dinero
Ya esta mañana, al ser entrevistado en los Desayunos de TVE, Ignacio González anunció que la Comunidad de Madrid no devolverá el dinero recaudado con el euro por receta aunque ésta medida se declare inconstitucional. No obstante, el Presidente madrileño sostiene que entra dentro de las competencias de las Comunidades Autónomas la gestión farmacéutica y, por tanto, el establecimiento de tasas como la recurrida por el Gobierno.

Madrid: un lío para Rajoy
El Partido Popular tiene uno de sus grandes bastiones en Madrid, Comunidad clave en sus resultados electorales. La ex Presidenta Esperanza Aguirre fue un permanente quebradero de cabeza para Mariano Rajoy, a quien llegó a disputarle el liderazgo nacional del PP. Esperanza Aguirre sorprendió a propios y extraños con su dimisión y anunciando que dejaba totalmente la política. Su candidato a sucederla fue Ignacio González, con tensas relaciones con Rajoy, pero el Presidente del Gobierno aceptó la propuesta de Aguirre. No obstante, la batalla interna que se desencadenó en el PP madrileño obligó a Esperanza Aguirre a incumplir parcialmente su anuncio: no pudo abandonar del todo la política a pesar de asegurar en rueda de prensa que también dejaba la presidencia del PP en Madrid. Quería que también le sucediera en el partido Ignacio González y aquí no lo logró. Para evitar una batalla pública, Aguirre sigue como presidenta del PP madrileño.

La sorpresa González
Ignacio González sorprendió al propio Partido Popular en su primera rueda de prensa tras presidir su primer consejo de Gobierno: anunció la privatización de la sanidad madrileña y la imposición del euro por receta. Por esas fechas Rajoy y Soraya Sáenz de Santa María ya habían anunciado que recurrirían el euro por receta catalán. En Moncloa el anuncio del recién estrenado presidente madrileño -no elegido por las urnas- sonó a provocación.

A esto hay que añadir que el gobierno madrileño se ha quejado ya reiterada y públicamente sobre la financiación autonómica y exigen más dinero al Estado. Y el follón que se ha montado con la privatización de hospitales y centros de salud con  la "marea blanca" preocupa, y mucho, en Moncloa.

En definitiva, PP contra PP. Quien le iba a decir a Rajoy (y no digamos a Aznar) que un gobierno del Partido Popular iba a recurrir ante el Constitucional un decisión sobre comptencias de otro gobierno 'popular', nada más y nada menos que el de Madrid.