La compañía eléctrica Iberdrola ha conseguido el contrato para construir un parque eólico denominado 'El Cabo' en el estado de Nuevo México (Estados Unidos). El futuro parque generará hasta 1.000 megavatios de energía eléctrica, lo que equivale a algo más del doble de la que genera la central nuclear de Garoña, actualmente inactiva por el enfrentamiento entre el Ministerio de Industria y la empresa propietaria, Nuclenor, participada al 50% por Iberdrola y Endesa.

1.600 puestos de trabajo
Las grandes empresas españolas consiguen mantenerse a flote gracias a proyectos e inversiones en el extranjero. Con la economía española estrangulada y parada, la única fuente de crecimiento e ingresos de las 'grandes' procede de fuera de nuestras fronteras, y más si cabe en el sector energético, al que la catarata de impuestos del Gobierno para intentar zanjar el déficit de tarifa ha abocado no solo a frenar en seco sus inversiones en España, sino a plantearse incluso reducir tamaño, presencia y puestos de trabajo aquí.
El parque eólico que construirá Iberdrola en Nuevo México se llevará a cabo durante los próximos 10 años y creará 1.600 puestos de trabajo.

Gana peso en Estados Unidos
Con la adjudicación de este proyecto Iberdrola gana peso en el mercado norteamericano, en el que desembarcó en el año 2.006 con la adquisición de promotores eólicos de dicho país. Pero fue a partir del año 2.007 cuando Iberdrola se afianza en el mercado de las energías renovables de Estados Unidos porque tras la compra de ScottishPower se hizo con el control de una de las principales eólicas norteamericanas (PPM), al mismo tiempo que entró en el sector de transporte y distribución de energía de ese país.

Iberdrola se ha situado ya como el segundo operador eólico de Estados Unidos con presencia en 18 estados y una potencia eólica de 5.443 megavatios. Entre 2.012 y 2.0134 Iberdrola calcula que habrá destinado el 16% de todas sus inversiones a Estados Unidos, unos 1.700 millones de euros, volcados en el sector de energías renovables.