No se ha visto otra igual. El ministro de Hacienda da a conocer los datos de déficit público el lunes a las 10 de la noche, justo a tiempo para que su compañero de Economía , Luis de Guindos, tuviera tiempo de venderle a un grupo de corresponsales extranjeros que "España va bien". Pero los datos del propio Gobierno indican que no.

Por encima del 7%
A falta de cinco meses para cerrar el ejercicio contable el déficit es del 5,27% cuando el objetivo comprometido por el Gobierno con Bruselas para todo el año es del 6,5% del Producto Interior Bruto. La opinión

de todos los economistas es unánime, con los datos conocidos es imposible cumplir el objetivo y con toda seguridad el déficit superará el 7%. Hay que recordar que Bruselas ha concedido ya dos prórrogas al Gobierno de Rajoy para cumplir con el déficit. Si hay una tercera prorroga nos podrán nuevas condiciones, y eso implica nuevos recortes.

¿Por qué?
A pesar de  que Montoro y el PP han perpetrado la mayor subida de impuestos de la Democracia la recaudación va mal, y va mal porque estamos en recesión, las empresas cierran, no se crean nuevas y hay seis millones de parados, por tanto el Gobierno recauda menos de lo previsto.

Pero además el Gobierno de Rajoy se ha comprometido a que no habrá más recortes, que no se suprimirán pagas extras a jubilados o funcionarios y que no se congelará el sueldo a estos últimos. Si bajan los ingresos y no se toman medidas, ni de corto alcance ni estructurales, para reducir el gasto, es imposible bajar el déficit .

Los ayuntamientos bien, las Comunidades a punto y el Gobierno mal
Hay un dato llamativo que acaba con uno de los discursos tradicionales del PP: el problema son las autonomías que despilfarran. Pues en lo que va de año eso es falso porque los ayuntamientos rozan el superávit, las Comunidades Autónomas cumplen los deberes y el Gobierno central suspende.

Los ayuntamientos en conjunto presentan cuentas saneadas y algunos llegarán al superávit. Lógico, han subido impuestos (el IBI por ejemplo), han reducido todo tipo de servicios y no hacen una sola obra, además de haber reducido plantilla.

Las Comunidades Autónomas están cumpliendo: su déficit público asciende al 0,77% cuando tiene para todo el año un margen del 1,3%, con lo que si hay desfase será poco. Las que peor van son Murcia y Cataluña.

Y es el Gobierno central el que tiene sus cuentas fuera de control porque acumula ya un déficit del 4,55% cuando el límite para todo el año es del 3,8%. Así pues, Cristóbal Montoro, al que tanto le gusta abroncar a las Comunidades Autónomas, tendrá que morderse la lengua y aprender un poco de humildad en la próxima reunión del Consejo de Política fiscal y Financiera.

Las cuentas de la Seguridad Social tampoco van bien y la previsión del Gobierno es que terminen el año con un desfase del 1,4% del PIB.