La Agencia Tributaria ha realizado hoy una operación sin precedentes al embargar 542 cajas de seguridad que se guardaban en 270 sucursales bancarias repartidas por toda España con un despliegue en el que se movilizaron 660 funcionarios de Hacienda, según ha informado la agencia de noticias Europa Press. Las cajas de seguridad son propiedad de 551 titulares (entre particulares y empresas) que adeudan a la Agencia Tributaria un importe total de 319 millones de euros y contra los que Hacienda ya ha incoado expedientes de embargo.

A por dinero y joyas ocultas
Con el estallido de la crisis del euro y el temor a la ruptura de la moneda única, los grandes ahorradores no solo se dedicaron a sacar dinero de España a cuentas en el extranjero, sino que la demanda para alquilar cajas de seguridad en los bancos se disparó hasta tal punto que había lista de espera. Incluso los españoles con ahorros modestos sacaron dinero para guardarlo en sus casas por temor a un 'corralito'. En las cajas de seguridad se puede guardar de todo, desde documentos a dinero en efectivo, joyas o metales preciosos, todo -o en su mayor parte- oculto a la Hacienda Pública. Es la primera vez que la Agencia Tributaria embarga cajas de seguridad cuyos titulares tiene identificados con deudores.

Embargos con autorización administrativa
La operación se ha llevado de forma simultánea y por sorpresa para evitar que los propietarios de las cajas de seguridad retiraran su contenido. Los embargos se han realizado con la preceptiva autorización administrativa que, de acuerdo con la Ley General Tributaria, permite la entrada de inspectores de Hacienda en sucursales bancarias para poder embargar el contenido de las cajas de seguridad seleccionadas y proceder a su precinto. El objetivo de Hacienda es cobrar una deuda a contribuyentes que en muchos casos se declaran insolventes para no afrontar el pago.

Y contra la economía sumergida
Según la Agencia Tributaria, con esta operación no solamente se pretende que contribuyentes que tienen recursos paguen sus deudas con Hacienda, sino que se verifica si los propietarios identificados como deudores ocultan patrimonio a la Hacienda Pública, bien sea en dinero, joyas, oro, platino u otros bienes que no han declarado. Pero además se pueden descubrir en las cajas de seguridad bienes que no se corresponden con el nivel de renta declarado por los contribuyentes.

Una vez que las cajas de seguridad han sido embargadas, la Agencia Tributaria lo notifica a los propietarios, a los que requiere que se desplacen hasta la sucursal para proceder a la apertura de las mismas y realizar un inventario de lo que hay en su interior. Si lo que se encuentra es dinero en efectivo, Hacienda lo cogerá para liquidar la deuda que tenga el contribuyente y si son otro tipo de bienes se inicia el proceso administrativo para subastarlos y con el dinero de la venta se pague la deuda.