Consolidada como una de las empresas agroalimentarias más importantes del sector, Grupo Lucas hace uso de avanzados métodos de cultivo de verduras y hortalizas, con el objetivo de ofrecer productos frescos a sus clientes. Asimismo, cada año busca implementar medidas y proyectos innovadores, siempre considerando las necesidades de la sociedad y su entorno. Todo esto se ve reflejado en una visión enfocada a brindar el mejor servicio del mercado, a través de una gestión ética y responsable.

Las diferentes localizaciones de sus fincas le permiten una producción a lo largo de todo el año, aprovechando al máximo las condiciones climáticas de la zona. Mientras, que lo último en tecnología es empleado en el control de procesos de riegos. Este mismo criterio se toma en cuenta en el uso de productos fitosanitarios, de tal forma que la salud y seguridad del consumidor quede garantizada.

 

Desde el proceso de recolección y envasado, hasta el transporte y distribución de las verduras y hortalizas, la cadena de frío se mantiene sin interrupción. Además, amplias y modernas instalaciones hacen posible que Grupo Lucas esté a la vanguardia del sector, adaptándose a los continuos cambios que se presentan.

Las preocupaciones sociales y medioambientales son una prioridad. De este modo, el compromiso de ofrecer productos con los más altos estándares de calidad debe establecerse a partir de acciones y decisiones éticas. De acuerdo a las exigencias del mundo globalizado, constantemente se están implementando nuevas prácticas y procedimientos. Pensando en esto, Grupo Lucas ha realizado  una auditoría SMETA y ha obtenido un resultado favorable.

El certificado SMETA y la ética empresarial

Con el objetivo de poner a disposición de las empresas una guía de prácticas correctas, dirigida a facilitar y mejorar los estándares de auditoría, la organización internacional Sedex, fundada en el año 2004, creó el formato SMETA, cuyas siglas en inglés corresponden a “Auditoría de Comercio Ético de Miembros de Sedex”. De esta manera, se puede compartir con los clientes la información necesaria para demostrar que se están respetando los principios de la producción ética y socialmente sostenible.

Este enfoque está profundamente relacionado con la gestión de recursos humanos. Hoy en día, la responsabilidad social es indispensable en el entorno empresarial, demostrando la importancia del certificado SMETA. A través de una de las metodologías más utilizadas a nivel mundial, Grupo Lucas busca optimizar el control de su cadena de producción, garantizando su transparencia y el cumplimiento de las normas laborales.

Promover la mejora continua en función de prácticas éticas y responsables es fundamental. La falta de controles en este ámbito puede generar una serie de situaciones de riesgo, desde la seguridad de los trabajadores hasta la higiene en los procesos involucrados. En la industria alimentaria, el método SMETA permite establecer un protocolo de integridad según criterios claros, empleando la legislación local como herramienta de medición.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la voluntariedad. Grupo Lucas muestra su compromiso por establecer planes y estrategias comerciales que no sean ajenos a la realidad del país, de tal modo que afecten positivamente a la población y tengan una repercusión favorable en la naturaleza. Evaluando las ventajas competitivas del mercado e identificando de qué forma se interactúa con el entorno es posible generar un impacto económico, social y medioambiental.

El certificado SMETA también permite reconocer que la empresa ofrece mejores oportunidades y condiciones laborales. Esto es un requisito esencial para el desarrollo socialmente sostenible, pues todas las personas merecen recibir un trato digno y justo. La protección de los derechos fundamentales de cada trabajador demuestra una visión humanitaria, que se extiende a las comunidades locales.

Mantener una preocupación por el estado de los recursos naturales es otro componente de la responsabilidad social. En el caso del sector agroalimentario, es importante que los cultivos no interfieran con los hábitats naturales de los animales y plantas, optando por técnicas que favorezcan su sostenibilidad. El uso de productos ecológicos es algo indispensable, pues evita dañar los suelos que en el futuro podrán seguir siendo aprovechados.

Mediante un sistema de gestión en varias etapas es posible incorporar la retroalimentación entre las partes interesadas, que pueden compartir la información sin incrementar los gastos asociados con el tiempo y la documentación exigida. Esto es de gran ayuda para las empresas, minoristas y las marcas de consumo. La efectividad del sistema creado por Sedex está comprobada en las más de medio de millón de auditorías realizadas alrededor del mundo, las cuales han beneficiado a innumerables personas.

Grupo Lucas obtiene el certificado SMETA para garantizar a sus clientes y proveedores que los procedimientos involucrados en su cadena de producción son llevados a cabo de acuerdo a prácticas éticas y responsables. De esta forma, reafirma su compromiso con la salud y seguridad laboral, cumpliendo en todo momento con las normas laborales, implementando medidas ambientales responsables y respetando el concepto de ética empresarial.