En Comú Podem ha exigido en el Congreso el fin de las llamadas 'visas oro' o visados de residencia otorgados a grandes inversores que adquieren inmuebles por valor de 500.000 euros o más, y que la concesión de estos permisos "no dependa de la capacidad económica de la persona ni quede sometida a condicionantes socioeconómicos".

Para ello, la formación catalana, integrada en el grupo de Unidos Podemos en el Congreso, ha registrado una proposición no de ley a través de su portavoz, Lucía Martín, para su debate y votación ante el Pleno de la Cámara Baja.

En su iniciativa, Martín denuncia que estos visados especiales, implantados en 2013 en la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, suponen "la mercantilización de los derechos de la ciudadanía, que se venden al mejor postor".

Así, considera que los permisos muestran cómo "los derechos de la ciudadanía no son vistos por el poder político como derechos inherente a la condición humana, sino más bien como un instrumento útil para atraer a la inversión".

En este sentido, destaca que instituciones como el Parlamento Europeo y la ONU, oenegés como Global Witness y Transparencia Internacional e incluso el Fondo Monetaria Internacional (FMI) han advertido de los peligros de crear, a través de una ley "una discriminación entre iguales en la adquisición y disfrute de derechos de ciudadanía".