El pinchazo de la burbuja inmobiliaria, que a su vez 'envenenó' todo el sistema financiero español, no solo ha provocado destrucción masiva de empleo en la construcción, sino también en el sector inmobiliario, en el que según datos del sector en los cinco años que llevamos de crisis se han destruido el 90% de los puestos de trabajo, más de cien mil en toda España. Según una nota de prensa de la Red de Expertos Inmobiliarios, entre 2008 y 2012 han cerrado el 84% de las agencias inmobiliarias y sólo sobreviven dos de cada diez que se crearon.

De 147.000 empleos a sólo 42.000
La destrucción de empleo en el sector inmobiliario indica la magnitud del 'pinchazo' de la burbuja. A finales de 2006 las agencias inmobiliarias empleaban a 147.000 personas y a finales de 2012 sólo a 42.000. Prácticamente todas las agencias inmobiliarias que abrieron al calor del boom de ladrillo han cerrado y únicamente sobreviven las pequeñas agencias de barrio, con muchos años de experiencia y que no comprometieron su negocio con políticas expansivas. Las franquicias son las que mejor están capeando el temporal.

Y el 2013 será peor
A pesar de las demoledoras cifras a cierre del año pasado, el sector inmobiliario asegura que este año será aún peor como consecuencia del fin de la desgravación fiscal por vivienda y la subida del IVA. Pero además deben afrontar la competencia del 'Banco Malo', que debe sacar al mercado cientos de miles de inmuebles embargados o sin vender que tenían los bancos. Las agencias ya tuvieron que competir con los propios bancos, que se convirtieron en agencias inmobiliarias para tratar de deshacerse de viviendas antes de traspasarlas al Banco malo, ahora directamente tendrán que competir con él.