Las principales empresas que cotizan en el IBEX 35 presentan estos días los resultados del año pasado. Los primeros en hacerlo son los bancos y si la pasada semana abría el circuito CaixaBank, hoy le ha tocado el turno al Santander, que incrementó sus beneficios un 39% y obtuvo unas ganancias de 5.816 millones de euros. El grupo Santander no incluye en ese resultado las plusvalías obtenidas por las ventas de activos, como la división inmobiliaria Altamira, dado que esos ingresos se destinaron a costear procesos de reestructuración y deterioro de activos.

Por fin mejoran los datos de España
De los años 2011 a 2013 el grupo Santander consiguió beneficios gracias a su negocio en el exterior, obligado al igual que el resto de entidades a sanear todos los activos de la burbuja inmobiliaria y por la contracción económica. De acuerdo con los datos facilitados por la entidad, ha mejorado considerablemente el área de negocio en España con un incremento de un 141% hasta los 1.121 millones de beneficios. España reporta al grupo un 14% de los beneficios mientras que los dos mercados que más aportan son Brasil y Reino Unido con un 19% cada uno. El Santander destaca que, por primera vez desde el estallido de la crisis, el beneficio ha aumentado en los diez principales mercados en los que opera.

Culminado el saneamiento
La mejora de las cuentas del Santander se debe fundamentalmente a que ya ha realizado las principales dotaciones para cubrir activos dudosos de acuerdo con las exigencias del Banco Central Europeo y por tanto debe provisionar menos dinero. También mejora resultados por una reducción importante de los gastos y porque mejora el margen en la actividad estrictamente bancaria.
La entidad que preside Ana Patricia Botín es una de las pocas de toda Europa que ha aumentado un aumento de su cartera crediticia, que al cierre de 2014 ascendió a 761.928 millones de euros.

Aumento de depósitos
A 31 de diciembre de 2014 los depósitos que tenía el Grupo Santander aumentaron hasta los 772.336 millones de euros y el dinero que gestiona a través de fondos de inversión aumentó un 20% hasta los 124.708 millones. Otro dato positivo es que cerró el ejercicio con una tasa de morosidad del 5,19%, muy por debajo de la media española que está en torno al 12%.