Después de lo ocurrido en el mercado inmobiliario el año pasado (2013), cualquier dato que no sea un desplome de ventas es un buen dato. El año 2013 fue definido por las propias inmobiliarias como una hecatombe, el peor año en lo última década en cuanto a la venta de viviendas y eso que el precio no paraba de caer. La recuperación del mercado inmobiliario es uno de los indicadores que utiliza el Gobierno para 'vender' el segundo milagro económico que según Rajoy vive ahora España. Si nos atenemos a los datos en la mitad de España no hay recuperación sino todo lo contrario, continúa el descenso de precios y ventas, y en la otra mitad la recuperación es tan leve que lo más correcto es hablar de estancamiento.

Estancamiento a nivel nacional
Según el Índice de Precios de Vivienda del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el tercer trimestre de este año el precio de la vivienda registró una levísimo incremento del +0,3%, lo que supone un retroceso de cinco décimas respecto al segundo trimestre. En 2014 la variación de los precios de la vivienda fue la siguiente: en el primer trimestre los precios bajaron un -1,6%, en el segundo trimestre subió un +0,8% y en el tercer trimestre un +0,2%. Desde el segundo trimestre de 2008 el precio de la vivienda comenzó a bajar y durante 2013 las caídas acumuladas llegaban al 48% del precio.

Sigue la caída en diez Comunidades
En la mayoría de Comunidades Autónomas sigue el descenso de precios. En la que más Navarra con un descenso del -6,9%, seguida por Extremadura con una bajada del -4,6%, La Rioja (-3,5%), Castilla-La Mancha (-3,2%), Castilla y León (-2,8%), Galicia (-2%), Aragón (-2%), País Vasco (.1,9%) y Asturias (-1,5%). En Andalucía inmovilismo de precios (0%) y en cuanto a las subidas se registras en seis Comunidades Autónomas y en Ceuta y Melilla. Donde más se recupera el precio es en Madrid (+2,8%), seguida por Cantabria (2%), Murcia (+1,5%), las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (+1,4%), Cataluña (+1,1%), Comunidad Valenciana (+0,9%) y Baleares (+0,5%).