Una de las consecuencias de la crisis financiera que asoló Estados Unidos y la Unión Europea desde 2.008, con la quiebra de los gigantes financieros incluida, es que desató el pánico entre los inversores a perder su dinero y decidieron invertir en oro. Como consecuencia su precio se disparó y llegó a records históricos en 2.012. La Reserva Federal norteamericana reaccionó antes y con más contundencia ante la crisis, mientras en Europa aún sufrimos los rigores de la austeridad impuesta por Alemania, pero con el sacrificio de millones de ciudadanos, especialmente griegos, portugueses, irlandeses e italianos, el sistema financiero ha comenzado a estabilizarse, el pánico va desapareciendo y el precio del oro comienza a bajar.

Doce años sin parar de subir
Según informa la agencia de noticias AFP, la onza de oro se ha depreciado desde enero de 2,013 un 28%, por lo que cerrará este año depreciándose después de subidas ininterrumpidas desde el año 2.000, lo que equivale a 12 años consecutivos de alzas. El hecho de que este año que está a punto de concluir sea el primero en más de una década en el que baja el precio no quiere decir que el oro esté barato, dado que en la tercera semana de diciembre cotizaba a 1.204 dólares la onza. El precio ha comenzado a bajar al mismo tiempo que la Reserva Federal norteamericana comenzó a anunciar que retiraría su política de estímulos de la misma manera que se disparó en el momento en el que el banco central norteamericano inundó el mercado de dólares y bajó a mínimos históricos los tipos. Dejó de ser rentable tener dinero en el banco y por eso los inversores desviaron su dinero al oro. Ahora toca cambio.

Dos razones: la FED e India
La agencia de noticias cita al analista de mercados de metales Matthew Turner, para explicar las razones por las que este año termina con una depreciación del oro y que resume en dos: la retirada de estímulos de la FED y la caída de adquisiciones de oro en India. La retirada de estímulos de la FED provocará que los inversores vean de nuevo atractivo invertir en productos financieros. Ya lo largo de este año los inversores financieros se han deshecho de más de 800 toneladas de oro que equivalen a un tercio de la producción minera anual mundial. A más oro en el mercado, menos precio.
El oro es el valor refugio por excelencia y donde se invierte para protegerse contra la inflación y la depreciación de divisas. No existe riesgo de inflación ni en Estados Unidos ni en la Unión Europea, al tiempo que se han disipado los temores sobre el "abismo fiscal" en la economía norteamericana y el riesgo de ruptura del euro en la Unión Europea.
El segundo factor es que la India, potencia emergente gran compradora de oro, han bajado su nivel de adquisición. El gobierno indio tomó varias medidas para reducir el enorme déficit exterior que tiene, entre ellas limitar la entrada de oro  hasta un 52% menos que en años anteriores. A esto hay que añadir que ha aumentado la producción minera mundial del metal amarillo.

China sustituye a la India como principal comprador
India era el primer comprador de oro del mundo hasta que a mediados de este año restringió drásticamente sus compras, por lo que su liderazgo en este mercado ha pasado a China que solo en 2.013 ha incrementado sus compras de oro en mil toneladas. Es precisamente la demanda de países asiáticos la que lleva a algunos analistas a vaticinar a que el precio del oro volverá a subir en 2.014, sin embargo la National Australian Bank (banco central de Australia) cree que la onza seguirá cotizando a la baja en los próximos meses hasta llegar a los 1.050 dólares a finales de 2.014.