El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió un 0,2% en noviembre respecto al mes de octubre, según ha confirmado el Instituto Nacional de Estadística. Además el mes pasado aumentó tres décimas en tasa interanual, con lo que el IPC volvió a positivo después de registrar en octubre la primera tasa negativa en cuatro años y se aleja el temor a la deflación (pérdida de valor constante de toda la economía). La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, subió dos décimas en noviembre y quedó en el 0,4%.

Se contienen los precios de carburantes y telefonía
Según el INE, el repunte de unas décimas de la inflación se debe a que los carburantes y lubricantes fueron más caros que en noviembre de 2.012, exactamente el descenso de los precios de estos productos fue menor que en el mismo mes del año pasado. Además la subida de precios en el transporte es lo que más ha tirado del IPC, a lo largo de este año acumula una subida del 0,3%. En cuanto a los servicios de comunicaciones (telefonía) en noviembre de este año subieron una décima mientras que en noviembre de 2.012 tuvieron una fuerte bajada de un -6,5%. El INE también ha destacado la bajada de precios en alimentos y bebidas alcohólicas, cuya tasa re ha reducido en cuatro décimas y ha quedado en un 1,2%.

Último año en el que las pensiones ganan poder adquisitivo
Cuando termine 2.013 España dirá adiós a la revalorización de las pensiones en función de los que suba el IPC, sistema que se ha aplicado durante casi todo el período democrático. Los recortes aplicados por el Gobierno del Partido Popular han variado de lleno el modelo y a partir del año que viene las pensiones se 'des indexan' de la inflación. Con la reforma del Gobierno las pensiones subirán un 0,25%, nunca podrán subir menos, y como máximo (en épocas de bonanza) se podrán añadir 3 puntos a ese 0,25. El PP intenta vender que ellos nunca bajaron o congelaron las pensiones, en contra de lo que hizo el PSOE, una afirmación que es doble mentira porque el Gobierno de Zapatero nunca bajó las pensiones y solo congeló las máximas, subiendo el IPC a tres millones de pensiones mínimas.

La trampa del Gobierno
La trampa del Gobierno, desmontada por economistas y sindicatos de todo signo, de que subirán siempre las pensiones no se sostiene porque al analizar la evolución de los precios en España durante los últimos 30 años se comprueba que la media del IPC se sitúa entre el 2 y el 3%. Un año como éste, con la inflación rozando cero, es anómalo y se debe a la crisis brutal que padecemos. Por tanto con niveles de inflación normales las pensiones perderán poder adquisitivo cada año.
Este año, 2013, el Gobierno subió las pensiones un 1%, como la inflación de noviembre es la de referencia para el año y se ha quedado en un 0,2%, los pensionistas españoles han ganado poder adquisitivo: menos de un 1%, concretamente un 0,8%. Pero no  hay que olvidar que este año el Gobierno no compensó a los pensionistas por la desviación de la inflación, suprimió la tradicional aportación que se hacía en enero al compensar la subida de las pensiones con la inflación. La tasa de inflación inter anual de 2.012 fue de un 2,9% y la subida de las pensiones de un 1% (para las más bajas de un 2%). En definitiva, con la supresión de la compensación de enero el Gobierno ya provocó que los pensionistas perdieran poder adquisitivo en 2012.

A partir del 1 de enero, cada vez que el IPC quede por encima del 0,25% -lo que será habitual en cuanto se salga de la crisis- las pensiones perderán poder adquisitivo.